La precampaña La mesa del Parlamento vasco tilda el hecho de "manifestación de totalitarismo"

Independentistas intentan agredir a San Gil en la Universidad de Santiago

  • Un escolta de la presidenta del PP vasco sufrió heridas en una mano durante un forcejeo con los supuestos estudiantes · San Gil dio su conferencia entre pitos e insultos de los radicales

Comentarios 2

Un grupo de medio centenar de radicales independentistas intentaron agredir ayer a la presidenta del PP vasco, María San Gil, en la Facultad de Económicas de la Universidad de Santiago de Compostela, donde acudió a dar una conferencia. En los enfrentamientos con el grupo de exaltados -que proferían gritos contra el PP y a favor de la independencia y de Jarrai y Segi, organizaciones juveniles del entramado etarra- uno de los dos escoltas de San Gil resultó herido en una mano y dos de los cuatro guardias de seguridad de la facultad sufrieron diversas contusiones.

No obstante, alguno de los estudiantes, que se identificaron como miembros de la asociación independentista AGIR, también denunciaron que recibieron puñetazos por parte de los escoltas de María San Gil.

Los violentos intentaron agredir a la dirigente popular tanto a su entrada a la Facultad de Santiago como a su salida después de pronunciar una conferencia titulada La apuesta de una mujer por el progreso, por la convivencia y por la libertad.

A pesar de los pesares, San Gil pronunció su conferencia entre gritos independentistas, insultos y pitos, y se dirigió a algunos estudiantes y comentó que "la democracia se construye con diálogo" y "hay que sumar y no dividir". Así, afirmó que "estaría mucho más de acuerdo" con que acudiesen al acto "a hacer preguntas, que es lo democrático y lo que lleva a poder progresar conjuntamente".

Tras finalizar su intervención, en la que censuró una política antiterrorista en la que "la víctima es la mala y el verdugo tiene excusas" y aseguró que "pondría la mano en el fuego" por que Mariano Rajoy no negociaría con los terroristas, San Gil se negó a abandonar las instalaciones de la Facultad por la puerta trasera. "¿Hemos hecho algo malo?", se preguntó y acto seguido volvió a salir por donde entró.

Volvió entonces a toparse con los radicales, que seguían incansables profiriendo toda clase de insultos y consignas nacionalistas, aunque ahora la Policía Nacional decidió reforzar la seguridad y trasladó hasta el lugar tres patrullas. Después del incidente, la presidenta del PP vasco confesó que estaba "enormemente sorprendida" por lo ocurrido y envió un mensaje a los políticos gallegos, a los que llamó a reflexionar cómo es posible que "en una universidad, que se supone que es un foco de libertad de expresión, ocurra un acontecimiento de estas características".

La Mesa del Parlamento Vasco condenó los sucesos en la Universidad de Santiago, que calificó de manifestaciones de totalitarismo.

El secretario general del PSE-EE de Guipúzcoa, Miguel Buen, mostró su "solidaridad" con la presidenta del PP vasco y subrayó que "en todos los sitios" debe "prevalecer" el derecho a la libertad de expresión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios