"Igualdad e innovación inspirarán la Presidencia española de la UE"

  • El ex portavoz parlamentario está de gira nacional para escoger las sedes de las citas de alto nivel del primer semestre de 2010, que incluirán "por supuesto" a Andalucía

-El Gobierno está elaborando el programa de la Presidencia española de la UE en 2010. ¿Tienen perfilado ya el calendario de eventos y sus correspondientes sedes?

-Lo vamos a perfilar de aquí a junio, que es cuando hay que entregarle a la UE el número de las reuniones tanto en Bruselas como en España: reuniones informales de ministros, cumbres de presidentes de gobierno y reuniones ministeriales. Las reuniones serán en toda España y, por supuesto, en Andalucía, aunque no lo sabremos hasta que no termine este semestre.

-¿Qué posibilidades tiene Sevilla de albergar una cumbre europea como la de 2002 con Aznar?

-No me quiero aventurar. Esto es una especie de puzzle, y hasta que no acabas de colocar la última pieza no están todas colocadas. Se decidirá de aquí a junio.

-Barcelona parece tener asegurada la sede de una de esas cumbres. Cataluña junto con Andalucía fueron determinantes en la victoria electoral del PSOE, ¿hay un cálculo político en la elección de las sedes para privilegiar los enclaves socialistas?

-La Presidencia es un objetivo de España, de país. Se trata de un momento importantísimo; hasta dentro de quince años no vamos a poder repetirlo. Estamos ante un proyecto que va más allá de los intereses de un partido y de lo que ha sucedido en unas elecciones, por tanto nada que ver con eso.

-¿Se celebrarán entonces actos también donde gobierna el PP ?

-Nada que ver con eso. Cuando se prevé una Presidencia se piensa en el conjunto del país, no en el de los que han votado en un sentido u otro. No se nos pasan por la imaginación cálculos de ese tipo.

-¿Cuáles son los retos de la Presidencia española a un año vista?

-La idea de igualdad y la de innovación serán las que inspiren la nueva etapa europea. La idea de igualdad entendida como idea de la convivencia ciudadana, en sus muchas dimensiones: igualdad de género, la no discriminación por el origen nacional y la ayuda al desarrollo de países vulnerables. Esa dimensión se completa con otra idea: la de una Europa innovadora. Una Europa que combate la crisis, innovando, transformándose, caminando hacia la sociedad del conocimiento. Esas dos grandes ideas tienen que estar presentes en los retos que España tiene objetivamente hablando, como el económico. Estamos en una crisis y España va a dirigir la UE en un momento importantísimo. Queremos que ayude para que la crisis remita y se inicie la recuperación, con modelos de crecimiento diferentes para que no vuelva a repetirse, con la profundización del modelo social europeo y con una idea de ciudadanía social más allá de la política.

-¿Cómo impulsarán esa apuesta por la igualdad si el Ministerio que dirige Bibiana Aido no es homologable a ningún otro país de la UE?

-La igualdad tiene muchas dimensiones. En violencia de género, queremos que sea un fenómeno a combatir desde Europa. Queremos también que Europa sea una potencia aún mayor en el compromiso con la cooperación al desarrollo de los países más pobres. El año 2010 es el de la pobreza y la lucha contra la exclusión, el año para que la Presidencia de la UE se emplee a fondo y eleve a un compromiso mundial lo que para nosotros se ha convertido en un compromiso ya como país: el O´7% del PIB.

-Si los países aprueban el Tratado de Lisboa -Irlanda votó no pero repetirá referéndum-, la Presidencia española deberá ponerlo en marcha. ¿Saldrá adelante?

-Creo que sí. De hecho, en las encuestas que estoy conociendo de Irlanda hay un vuelco electoral espectacular. Como otros pueblos de Europa, han sido muy conscientes de que en una situación de crisis económica la UE es decisiva, y que fuera de la UE hace mucho frío.

-¿En qué resuelve el Tratado problemas como el de Gaza?

-Ayuda a que el mensaje de la UE tenga mucha más fuerza, más presencia que si se va solo; 27 siempre tienen más fuerza que uno. Cuando Europa va unida logra cosas, como se ha visto en esta situación de crisis donde la coordinación ha tenido mucha más eficacia que cuando cada uno tira por su lado.

-¿Se deben juzgar casos en España que ocurren fuera, como el bombardeo de Gaza en 2002?

-La legislación española así lo prevé. Se puede discutir si se debe extender también a ciudadanos extranjeros o a casos que tengan una conexión española, ya sea por los autores o por las víctimas, pero la jurisdicción universal de los crímenes contra la humanidad es un avance. Van más allá de las fronteras de un Estado y es por eso por lo que la legislación española establece la posibilidad de que los jueces investiguen esos hechos y puedan juzgarlos si el país en que debieran haber sido juzgados no lo hace. Ahora bien, el caso que me plantea es un caso concreto del que desconozco los datos.

-Otro de los retos de la Presidencia española será revisar la agenda transatlántica, es decir, las relaciones UE-EEUU. ¿Qué ha supuesto la victoria de Obama para Europa?

-Un alivio, una gran esperanza y una gran satisfacción. Obama ha sido bien recibido no sólo en Europa sino también en todo el mundo. Obama es consciente de que para su proyecto necesita a Europa y a la UE, los necesita para responder a esos desafíos globales que afectan a la vida diaria de cada ciudadano, como el cambio climático o la economía. Son desafíos que requieren de acuerdos globales, desde luego prioritariamente el de EEUU con Europa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios