Última hora Trasmediterránea anuncia la salida del ferry para esta tarde. Cerca de un centenar de personas, atrapadas en el puerto

El Gobierno logra in extremis que sea Solbes quien explique la financiación

  • Zapatero evita comparecer en el Congreso a cambio de concretar el nuevo modelo en un plazo máximo de tres meses · División entre los partidos catalanes por el acuerdo entre La Moncloa e ICV

En tiempo de descuento y por los pelos. El Gobierno logró ayer evitar in extremis, 24 horas antes de la votación que debía escenificar la derrota parlamentaria del Gobierno, que el presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, explique personalmente en el Congreso la reforma de la financiación autonómica.

Los contactos dieron su fruto y desde La Moncloa se convenció a Iniciativa per Catalunya-Els Verds (ICV), formación con apenas un diputado en la Cámara Baja, de que retirase su petición de comparecencia a cambio de acordar el nuevo modelo de financiación en un plazo máximo de tres meses. Será el ministro de Economía, Pedro Solbes, quien dé finalmente la cara, evitando así de paso restar protagonismo a la parte catalana en la negociación que paralelamente se desarrolla entre el Ejecutivo y la Generalitat.

La Diputación Permanente de la Cámara Baja, por tanto, debatirá hoy únicamente una solicitud de comparecencia del jefe del Ejecutivo, la del grupo parlamentario popular, cuya portavoz, Soraya Sáenz de Santamaría, insistió en que Zapatero "debe dar la cara" para aclarar qué criterios seguirá el Gobierno en la negociación con las comunidades autónomas, defensoras de tantos intereses como criterios dispares establecen sus respectivos estatutos. Tras reprochar al presidente que haya creado "incertidumbre" al respecto, defendió su comparecencia en la Cámara Baja y no la del vicepresidente económico, Pedro Solbes, porque resultaría "positivo" para todos los demás grupos parlamentarios contar con la visión del máximo responsable del Ejecutivo en tan sensible materia.

Su homólogo en el grupo socialista, José Antonio Alonso, justificó la comparecencia del vicepresidente segundo y ministro de Economía por cuanto dará las claves de la reforma y un enfoque "más técnico" que el presidente. Asimismo, criticó la postura "confusa y cínica" del PP en relación a financiación autonómica, ya que, a su juicio, "no tiene ninguna credibilidad política" al no presentar un "modelo global", pues "en cada comunidad autónoma dice una cosa diferente".

La intervención de Solbes en el Congreso, una iniciativa que quedará hoy formalizada con la intención de que se celebre antes de finales del presente mes, es uno de los aspectos del acuerdo que alcanzaron el Ejecutivo central e ICV, representados en la negociación por la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega y Joan Saura, respectivamente.

Ambos se entrevistaron el pasado fin de semana y pactaron que la formación catalana retirase su solicitud con la contrapartida del Gobierno de tener listo, antes de tres meses, un acuerdo sobre el nuevo sistema de financiación autonómica conforme con todos los estatutos. Pese a mantener su petición de comparecencia de Zapatero, el PP no obtendrá hoy el apoyo suficiente para que sea aprobada.

Saura, socio del president José Montilla en la Generalitat, explicó las consecuencias de un pacto que ha generado malestar entre aliados -ERC- y rivales -CiU-. "Es una forma de retomar unas negociaciones sobre financiación que estaban deterioradas", dijo. El gesto con Zapatero debería implicar, según los ecosocialistas, el regreso al carácter bilateral de los contactos con independencia de que el modelo se lleve también al marco multilateral. Aunque se mostró "satisfecho" con el acuerdo, el líder de ICV advirtió que su formación se reserva, dependiendo de cómo sea la comparecencia de Solbes y de cómo se desarrollen las negociaciones, volver a pedir la comparecencia de Zapatero en el Congreso en un plazo de un mes y medio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios