El Gobierno vasco eludirá la condena a ETA en su 'consulta'

  • El tripartito aprobará el jueves las dos preguntas que pretende plantear el 25 de octubre sin irritar al PCTV

El jueves, en un Consejo de Gobierno extraordinario, el tripartito vasco dará luz verde al proyecto de ley con el que pretende dar cobertura jurídica al referéndum que el lehendakari, Juan José Ibarretxe, tiene programado para el próximo 25 de octubre. Esta ley también detallará las dos preguntas que contendrá la consulta, una sobre el "principio ético", el rechazo a la violencia de ETA, y otra sobre el "principio democrático", es decir, sobre el derecho a decidir.

El proyecto de esta Ley de Consultas se mueve por los mismos derroteros que Ibarretxe le trasladó a José Luis Rodríguez Zapatero en su reunión de hace un par de semanas en La Moncloa y de la que el lehendakari no logró sacar nada más que la rotunda negativa del presidente del Gobierno. El texto, por tanto, se basa en las conversaciones de Loyola que en octubre de 2006 mantuvieron a tres bandas el PSE, el PNV y la ilegalizada Batasuna durante la tregua de ETA.

En su artículo único, el texto incluirá las dos preguntas que se someterían a consulta, la que versa sobre el "principio democrático" y la que se formula sobre "el principio ético". Esta última, referida a la violencia de ETA, no será tan "rigurosa" como para impedir los posibles votos del PCTV, y es que el tripartito sabe que, al igual que ocurrió con el plan Ibarretxe en la anterior legislatura, los votos de la izquierda abertzale son necesarios para que el proyecto pueda salir adelante. Así, en lugar de una condena firme a la violencia etarra, la pregunta iría en la línea de preguntar a la ciudadanía si considera que el modo de solucionar el conflicto se resuelve con la desaparición de ETA y reiterará la apuesta por una salida dialogada de la violencia. Desde el Ejecutivo, se considera que una redacción en este sentido no tendría por qué cerrar las puertas a un posible apoyo del PCTV.

La segunda pregunta versará sobre el derecho a decidir y planteará a la ciudadanía si considera necesaria que se abra una negociación política que concluya con su reconocimiento.

Estos "movimientos" del tripartito vasco para "buscar una ley que garantice la celebración de la consulta" no son otra cosa que el primer capítulo en su "estrategia para dulcificar el plan Ibarretxe" ante la constatación de que la ciudadanía "no traga la propuesta". Así lo aseguró ayer el presidente del PP de Vizcaya, Antonio Basagoiti, que apuntó que "lo que están queriendo es hacer más amable un proyecto que saben que los vascos no quieren".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios