El Gobierno vasco dice que si Zapatero no recibe a Ibarretxe "habrá consulta"

  • El tripartito apremia al presidente a que cite al líder vasco en La Moncloa para abordar los plazos de la hoja de ruta del lehendakari · El PNV afirma que sólo dará "pasos adelante en la construcción nacional"

Al Gobierno vasco le urge una reunión con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, para intentar alcanzar un acuerdo en torno a la consulta a la ciudadanía vasca propuesta por el lehendakari, Juan José Ibarretxe, en su hoja de ruta para el mes de octubre. Es lo que se desprende de las palabras que ayer pronunció el consejero de Justicia del Ejecutivo de Vitoria, Joseba Azkarraga, que advirtió al jefe del Ejecutivo que si se "duerme" y no cierra una cita con el lehendakari, el Gobierno vasco acudirá en junio al Parlamento vitoriano y "habrá consulta".

En declaraciones a la Ser, Azkarraga mostró su "preocupación" por que el líder del Ejecutivo no haya establecido aún una fecha para hablar con Ibarretxe, pese a que en su investidura anunció su deseo de entablar cuanto antes conversaciones con todos los líderes políticos, ya que considera que "no se puede estar presentando continuamente ante la opinión pública como el campeón del diálogo y tratar de rehuir un diálogo, una conversación y una negociación con el presidente" del País Vasco.

Las palabras de Zapatero, que recientemente aseguró que no están "dispuestos a admitir aventuras", en referencia a la hoja de ruta del lehendakari, tampoco gustaron al también secretario general de EA, y por ello criticó que a Zapatero sí quiera "esas aventuras" habiendo "negociado con ETA y Batasuna hasta hace muy poco". "O sea que son posibles las aventuras con ETA, también con Batasuna, pero es imposible con un Gobierno democrático, como es el vasco", aseveró.

Si Zapatero se "duerme" en esa responsabilidad con el pueblo vasco "de él será la responsabilidad" a juicio de Azkarraga, al tiempo que señaló que la oferta "de mano tendida" del Gobierno vasco se mantendrá hasta junio, momento en que en caso de no haber llegado a un consenso remitirá la propuesta al Parlamento vasco y "habrá consulta".

Más presión nacionalista metió el presidente del PNV vizcaíno, Andoni Ortuzar, que aseguró que a la presumible cita en La Moncloa ambos líderes deben acudir con "voluntad de acuerdo", ya que "da la impresión" de que el jefe del Ejecutivo tiene decidido "no dar ni una oportunidad a este país para la paz". En la reapertura del batzoki (sede del PNV) en la localidad vizcaína de Markina, Ortuzar proclamó que su formación "sólo dará pasos adelante en la construcción nacional, no va dar un paso atrás".

Por su parte, en una entrevista concedida a un diario vasco, el líder peneuvista, Iñigo Urkullu, quiso despejar algunas dudas acerca de la consulta propuesta por Ibarretxe, con el que mantuvo discrepancias sobre los tiempos y las formas de la misma. El presidente del PNV aseguró que no han sabido "trasladar a la sociedad, ni al estadio político e, incluso, dentro del propio partido" el objetivo de la consulta que según indicó, en muchas ocasiones "se confunde" con el referéndum. La primera "no tiene valor jurídico" mientras que la segunda sí, por lo que en su opinión, la consulta podría celebrarse pese a persistir la violencia de ETA, mientras que el referéndum no.

Por eso, si ETA continuara matando, el referéndum se trasladaría al 2010, año en el que el PNV espera haber llegado a un acuerdo político definitivo entre los partidos. No obstante, ese acuerdo no afecta a la consulta porque, para Urkullu, ésta "sólo tiene un efecto político de apelación a la sociedad vasca, para que exija a ETA el final de la violencia".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios