La Generalitat medita parar el trasvase y estudia cómo garantizar el agua

  • Montilla admite por primera vez que contempla derogar el proyecto mientras su equipo analiza "el sistema sin cañería"

Comentarios 3

El Gobierno catalán va haciéndose a la idea de que las lluvias persistentes de las últimas semanas sirvan para superar la emergencia en el abastecimiento de agua a Barcelona y su zona metropolitana, y piensa en la eventualidad de que el Gobierno derogue el decreto de construcción del minitrasvase desde los regadíos del Ebro en Tarragona.

El presidente de la Generalitat, el socialista José Montilla, declaró ayer que, desde la Generalitat, estarán "encantados" de renunciar a la conexión del minitrasvase del Ebro con la red de aguas de Tarragona y Gerona si, con las lluvias de los últimos días, las reservas son suficientes para garantizar el suministro y "desaparece la situación de excepcionalidad". En una entrevista en una emisora de radio, Montilla afirmó que "puede darse el escenario en el que no sea necesario la aportación del agua del Ebro, y si no es necesario, seremos los primeros que estaremos encantados en renunciar" a esta medida.

Montilla aseguró que la obligación de su Ejecutivo es "garantizar" que "en ningún caso faltará agua de uso doméstico" en Cataluña, y añadió: "Si el derecho está garantizado porque hay el agua necesaria, no tendremos el menor interés en que venga una sola gota de agua del Ebro".

Con estas palabras, Montilla manifestaba por vez primera la posibilidad de suprimir la interconexión. De hecho, esta petición la formularon con anterioridad ERC e ICV-EUiA, después de las lluvias de las últimas semanas que han convertido este mes de mayo en el más lluvioso del último siglo mientras la oposición en el Parlament -CiU, PP y Ciutadans-, animaron a que siga con el proyecto.

Las palabras de Montilla completaban así las del consejero de Medio Ambiente, Francesc Baltasar, quien aseguró que "estamos analizando la no materialización de la cañería y, por lo tanto, analizaremos cómo funcionaría el sistema con la derogación del decreto ley". Baltasar comentó que una de las condiciones de la derogación del Real Decreto era la "superación de la extrema sequía", y avanzó que próximamente anunciaría "resoluciones" al respecto.

A día de ayer, las cuencas de Cataluña estaban al 45,04% de su capacidad mientras continuaban los desbordamientos en el tramo final del río Ebro, afectando a cosechas del tramo final y Miravet (Tarragona).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios