Frutos no se presentará a la reelección como secretario general del PCE

  • Francisco Frutos no se presentará a la reelección como secretario general del Partido Comunista de España (PCE) en el Congreso que esta formación celebrará el año que viene, aunque seguirá vinculado a su organización.

Comentarios 6

Frutos, en una entrevista con Efe, anuncia esta decisión después de casi diez años al frente del PCE y también confirma que no se presentará como candidato a coordinador general de Izquierda Unida en la IX Asamblea.

El líder comunista hace un balance "positivo" de su etapa al frente del partido, pero afirma que ya está "cansado" y considera que al PCE se le exige que esté "más al loro".

Además, defiende que en el PCE ya se está produciendo una renovación "desde hace mucho, especialmente en los últimos años".

Frutos comenta que se presentó a la reelección como secretario general en el XVII Congreso del PCE en 2005 porque se lo pidieron y asegura que seguirá trabajando para el partido después del próximo congreso.

El dirigente comunista fue elegido por unanimidad secretario general el 7 de diciembre de 1998 y se convirtió en el cuarto líder del PCE en la democracia tras Santiago Carrillo, Gerardo Iglesias y Julio Anguita.

Asimismo, Frutos (Calella de la Costa, Barcelona, 1939) no aspirará al puesto de coordinador general de IU, que se elegirá en la Asamblea en octubre y al que tampoco se presentará el actual líder, Gaspar Llamazares.

Según el secretario general del PCE, Izquierda Unida se encuentra en una situación "muy delicada" y tiene un "problema serio", lo que requiere "esfuerzo e inteligencia política para salir adelante de esta crisis".

Frutos cree que en el cónclave de IU no se debe elegir a un coordinador general, sino que se tiene que fijar "un equipo de dirección colectivo y colegiado".

"Defiendo una cosa totalmente y radicalmente diferente a este concepto que se conoce como liderazgo", apostilla el dirigente comunista, quien señala que en el PCE han intentado en los últimos años "trabajar de forma más colectiva" y "dando juego a todo el mundo".

En este sentido, opina que durante los últimos ocho años "progresivamente se ha intentado liquidar cualquier otra personalidad dentro de IU que no fuera el propio coordinador".

Señala que "se ha levantado un pequeño altar" para que el "gran líder pudiera expresarse", lo que da la impresión "de que en IU lo único que existía era Gaspar Llamazares, cuando hay muchos hombres y mujeres dentro de IU que tienen actitud, capacidad política y buen discurso".

"La sociedad, que tiene que apoyar y votar a IU, tiene que ver que es un colectivo que funciona, que no es una persona sola en un momento determinado que habla de todo, del sexo de los ángeles a la guerra de Irak pasando por cualquier otro problema", declara.

Frutos lamenta que el "núcleo de dirección que está en torno a Llamazares ha marginado al resto de la gente, es decir, ha marginado a un cincuenta por ciento de la organización".

Por ello, cree que esta forma de dirección "sectaria y oportunista hace que la organización cada vez se vaya debilitando".

Preguntado por los factores que llevaron al descalabro electoral de IU en los comicios del 9-M, Frutos señala, entre otros, la "pérdida de la personalidad propia" de la federación y reflexiona que la gente no debe ver a IU "de un lado para otro, zarandeada, a expensas de lo que piensa" el PSOE.

También cita los "dos problemas eternos" de la ley electoral, "absolutamente negativa para IU" y del bipartidismo, aunque dice que se puede luchar contra este modelo "demostrando que hay otras organizaciones que son más útiles para la defensa de la mayoría de los intereses de gente", que las dos grandes fuerzas políticas y que IU tiene "capacidad" para "dar alternativas".

Respecto a la ley electoral, manifiesta que el PCE y, luego, IU la llevan sufriendo desde 1977 y que fue una norma "negociada por Carrillo, al que la UCD engañó como un chino".

Frutos dice que se deben rectificar los "errores", en la IX Asamblea, cometidos por la federación y espera que se llegue a un "pacto" entre las distintas sensibilidades sobre "bases políticas y organizativas claras".

"Un núcleo de dirección fracasado no puede pretender continuar dirigiendo IU. Puede estar si continúa creyendo en IU y participando junto a otros en la dirección, pero no puede pretender liderar IU de forma excluyente", añade.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios