"Esperamos que en agosto la llegada de pateras sea asumible"

  • Rumí advierte que durante este año se han repatriado a 25.000 'sin papeles'; pero que "el combate del Gobierno, con gran diferencia, es contra los traficantes"

Comentarios 5

La secretaria de Estado de Inmigración, Consuelo Rumí, confía en que agosto "sea razonablemente asumible" en cuanto al número de pateras que lleguen este mes, y advierte de que la lucha del Gobierno se dirige, sobre todo, contra los traficantes.

Rumí recuerda que en los seis primeros meses de 2008 la cifra de pateras bajó un 7% sobre 2007, año en el, a su vez, hubo un descenso del 50% respecto a 2006.

Pese a que los controles marítimos se han reforzado "muchísimo", la vigilancia del mar "es muy complicada", las rutas trazadas por los "explotadores de seres humanos" van cambiando e "incluso" algún país de origen de inmigración ilegal "no colabora".

"Evidentemente, tendremos algunas salidas no deseadas (de cayucos y pateras), pero seguimos luchando y deteniendo a los traficantes", que se enfrentan a severas penas de cárcel.

Además, en lo que va de año se han repatriado a unas 25.000 personas, pero el "combate del Gobierno, con una gran diferencia, es contra los traficantes".

Por otro lado, el endurecimiento del control migratorio en los aeropuertos está originando "muchas quejas" por parte de los extranjeros rechazados en la frontera, que en algún caso han podido recibir un trato policial poco adecuado, añadió Rumí.

El Gobierno español ha impuesto "unas condiciones muy rigurosas" para el acceso al país a través de los aeropuertos y ha establecido unas nuevas exigencias, que "no son bien conocidas o de las que no se informa" suficientemente en las embajadas.

Junto a los requisitos de documentación anteriores, desde 2007 se ha elevado la cuantía económica para poder acceder al territorio español y es necesaria una carta de invitación.

Sólo en el aeropuerto de Barajas-Madrid, los abogados del turno de oficio asistieron a un 40% más de in-admitidos durante 2007 en esta frontera.

De acuerdo con la secretaria de Estado de Inmigración, se están produciendo "muchas quejas de extranjeros que creen que vienen con la documentación necesaria y son rechazados".

"Puedo aceptar que pueda haber algún caso en que no se haya dado el trato que se debe dar, se venga o no se venga con la documentación correcta, el trato siempre hay que darlo adecuado con independencia de la situación administrativa de una persona".

En el futuro, los aeropuertos también recibirán un listado con los inmigrantes que se acojan al programa voluntario de retorno anunciado por el Ejecutivo, que les impedirá volver a España en los siguientes tres años desde su fecha de partida.

Según Consuelo Rumí, la iniciativa está suscitando numerosas llamadas de organizaciones no gubernamentales que atienden a inmigrantes para informarse y, sobre todo, para conocer la fecha de arranque de la iniciativa.

Ello no significa que necesariamente vaya a haber muchos inmigrantes que retornen (cobrando la totalidad de su prestación por desempleo en dos cuantías), señalóRumí, quien estima que habrá de pasar algún tiempo hasta que la iniciativa se extienda gracias al "boca a boca".

En este contexto, la responsable ha avanzado que su cartera también dotará de mayores recursos a las organizaciones que gestionan desde hace varios años un programa de retorno distinto para inmigrantes que sufren una situación de vulnerabilidad.

Entre estas entidades figuran la Organización Internacional de Migraciones (OIM), que durante este año ha acumulado ya una lista de espera de unas 1.800 interesados en regresar a su país de origen, sin embargo ya ha agotado su presupuesto para 2008.

Durante estos últimos años, este plan de retorno "no ha tenido una incidencia muy numerosa, pero ha cumplido su finalidad de ayudar a personas que habían sido engañadas, que querían irse por no haber podido cumplir sus expectativas...".

Por último, ha recordado que a partir de septiembre se fijarán los tiempos para la reforma de la ley de extranjería anunciada por el ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho.

A su juicio, tiene que haber un gran diálogo con los agentes sociales y con los grupos parlamentarios y las comunidades autónomas.

También queda pendiente la trasposición de la directiva de trabajadores extranjeros de larga duración (ya no se llamarán residentes permanentes sino residentes de larga duración); la ley de tránsito de personas en situación de irregularidad y la ley europea que afecta al estatus de estudiantes y científicos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios