Detenidos en Francia los dos etarras huidos del comando que atentó en la T-4

  • A falta de confirmación oficial, entre ellos están Joseba Iturbide Otxoteko y Mikel San Sebastián, que formaban parte del 'comando Elurra'. Junto a ellos ha sido arrestado otro presunto miembro de ETA.

Comentarios 14

Una operación conjunta de la Renseignement Generaux (GF) y la Guardia Civil española se saldó con la detención de los presuntos etarras Joseba Iturbide y Mikel San Sebastián, huidos del comando autor del atentado en el aparcamiento de la T-4 del aeropuerto Madrid-Barajas del 30 de diciembre de 2006, en el que murieron los ecuatorianos Carlos Alonso Palate y Diego Armando Estacio. Iturbide y San Sebastián fueron apresados en la localidad de San Juan de la Luz, ubicada al sur de Francia. Además, según informaciones de ETB, hay un tercer arrestado, José Antonio Martínez Mur, un veterano que durante muchos años residió en México y a quien los servicios policiales relacionan con las finanzas de la organización terrorista.

Iturbide y San Sebastián al parecer pertenecían al mismo comando que los detenidos el pasado 6 de enero en la localidad guipuzcoana de Mondragón, Martín Sarasola e Igor Portu. No obstante, la participación de Joseba Iturbide en el atentado de la T-4 no está acreditada, como sí lo están la de los otros tres miembros del denominado 'comando Elurra'. Precisamente, fue Martín Sarasola el encargado de formar este comando de 'legales' entre sus amistades de la localidad navarra de Lesaka en 2001 por orden de José Antonio Aranibar Armendoz, arrestado en julio de 2007.

La célula, que comenzó a ser operativa ayudando a cruzar la frontera a otros miembros de la banda, pasó en 2004 a dedicarse a la distribución de armas y explosivos. A mediados de 2005, realizaron su primer atentado con la colocación de un coche-bomba contra la discoteca guipuzcoana Bordatxo en tareas de apoyo al 'comando' que perpetró la acción. En septiembre de 2006, en plena tregua, Sarasola e Iturbide irrumpieron en un acto de homenajes a etarras muertos en una campa del monte Atxirulegi (Guipúzcoa). Encapuchados y armados dispararon al aire después de que un tercer individuo leyese un texto en el que aseguraba que los 'gudaris' tenían "la sangre preparada" para darla por Euskal Herria. Posteriormente, los encapuchados huyeron a la carrera. 

Ocho meses después del atentado de la T-4, el comando de 'legales', en concreto Portu y Sarasola, reapareció en Castellón haciendo estallar una furgoneta en un olivar al sentirse seguidos por la Guardia Civil.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios