CiU da marcha atrás en su propuesta de financiación y trabaja en una conjunta con la Generalitat

  • El presidente del Parlamento catalán asegura que los convergentes no tomarán "ninguna decisión unilateral" para mantener el 'frente catalán'.

Comentarios 5

CiU ha cambiado de planes y ahora aboga por un 'frente catalán' que defienda los intereses de Cataluña frente al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. El portavoz de los convergentes en el Parlament, Felip Puig, confirmó hoy ese cambio de postura de la federación nacionalista, que ha dado marcha atrás en sus planes de presentar una propuesta de financiación propia después del 9 de agosto, como inicialmente había anunciado. Lo que se propone, explicó, es pactar una propuesta conjunta con la Generalitat y no tomar "ninguna decisión unilateral" para mantener la imagen de unidad frente a los incumplimientos del Gobierno central.

Además del acto conjunto que los partidos del tripartito catalán (PSC, ERC e ICV-EUiA) y CiU llevaran a cabo este sábado para protestar por el incumplimiento del Estatut, que fija el 9 de agosto como fecha límite para que el Gobierno central y la Generalitat fijen las bases de un futuro sistema de financiación para Cataluña que debe entrar en vigor progresivamente a partir de 2009, los convergentes quieren dar muestras de unidad y estabilizar ese 'frente catalán'.

Por ello, el portavoz de CiU en el Parlament anunció la intención de la federación de no presentar la propuesta de financiación que, como se había dicho inicialmente, los convergentes planeaban poner sobre la mesa tras el 9 de agosto. Puig indicó que la apuesta de CiU pasa por "mantener la unidad de acción" con la Generalitat y proyectar "una imagen de consenso". Por todo ello, CiU "no tomará ninguna decisión unilateral" para ofrecer esa imagen de unidad frente al Gobierno central.

Puig detalló la voluntad de CiU de consensuar con el Govern una propuesta conjunta que concrete cuál tiene que ser el modelo de financiación para Cataluña que dé cumplimiento al Estatut, y que se presentaría coincidiendo con el "inicio del curso político". "CiU apuesta de manera clara y definitiva por mantener el consenso y la unidad de acción al lado del Govern en el desarrollo del Estatut y la financiación", apreció Puig, quien añadió: "Agotaremos el calendario y todas las acciones políticas posibles para dar firmeza a la posición catalana". "No caeremos en la utilización partidista y partidaria de este debate fundamental para el país", aseguró.

"Que nadie se equivoque, el consenso que obtiene el Govern es para compensar la debilidad y la subordinación del PSC" más allá de las "amenazas, desafíos y amenazas que han lanzado" sus dirigentes, como su primer secretario, José Montilla, o su portavoz, Miquel Iceta, durante la clausura del XI Congreso de los socialistas catalanes o durante las últimas semanas. "Pedimos al PSC que, más que nuevas amenazas" tras el 9 de agosto al PSOE y al Gobierno central, "dé instrucciones a sus 25 diputados" en el Congreso y que los dos ministros catalanes en el Gobierno central, Carme Chacón (Defensa) y Celestino Corbacho (Trabajo e Inmigración), "defiendan" el Estatut y la financiación "hasta las últimas consecuencias".

El líder convergente explicó que "si alguna esperanza visualiza el 9 de agosto no es la respuesta" que se pueda dar desde Cataluña ante el incumplimiento de la fecha tope que establece el Estatut para acordar la financiación, "sino la actitud que desde Cataluña se pueda proyectar". "Por primera vez en treinta años", Cataluña contará con un gran "activo" para negociar la financiación, que es "el apoyo del primer partido de la oposición y la primera fuerza política del Parlament catalán" a la Generalitat. Por ello, tras el 9 de agosto, la federación nacionalista continuará dando "su apoyo" al ejecutivo catalán presidido por José Montilla porque, aseguró: "Nos jugamos el futuro del país".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios