Chacón supedita la ley de derechos militares al consenso político

  • La ministra se fija como retos de 2010 la ampliación de Atalanta y un mayor esfuerzo en Afganistán

La ministra de Defensa, Carme Chacón, dio ayer a conocer los ejes de la Ley de Derechos y Deberes de los miembros de las Fuerzas Armadas, y condicionó su tramitación a la existencia de un "amplísimo consenso" entre los grupos parlamentarios. Durante su discurso con motivo de la Pascua Militar que pronunció ante el Rey, la ministra subrayó que la futura ley pretende articular de forma ordenada los derechos y deberes y abrir espacios de participación para los militares, "de cara a mejorar tanto sus derechos individuales, como sus condiciones profesionales y de vida".

Entre esos ejes, Chacón destacó la constitución de un único Consejo de Personal; la creación del Observatorio de la Vida Militar para contribuir a mejorar sus condiciones de vida y las de sus familias; y, por último, la regulación del derecho de asociación en el ámbito profesional.

"En cuestiones militares, la única aritmética parlamentaria que vale es la de la suma. Y la única política posible es la del consenso y la unidad. No puede haber unas Fuerzas Armadas a la medida de cada Gobierno. Necesitamos unas Fuerzas Armadas a la medida de España", subrayó.

Para conseguir este objetivo, Chacón anunció que en breve se iniciarán consultas con los diferentes grupos parlamentarios para presentar el borrador del proyecto de ley y recabar la opinión sobre las líneas generales.

La ministra explicó que los militares tienen encomendada una misión "trascendental" como es la seguridad de España, algo que conlleva "deberes ineludibles y les obliga a ceder parte de su libertad personal en aras de la de todos", a pesar de lo cual recalcó que "la condición de ciudadano no puede detenerse a la puerta de los cuarteles". Eso sí, indicó que no se puede obviar la disciplina, la organización jerárquica y la unidad de los Ejércitos.

Asimismo, la ministra destacó que la aprobación de esta nueva Ley supondrá la culminación del ciclo de modernización de las Fuerzas Armadas iniciado hace tres décadas. "Si somos capaces de alcanzar el amplio acuerdo que esta norma exige, habremos cerrado un ciclo esencial en la transformación de las Fuerzas Armadas que los españoles hemos llevado a cabo en los últimos 30 años", declaró.

Durante su discurso, Chacón también hizo un balance de las principales actuaciones llevadas a cabo por las Fuerzas Armadas en el año 2009, tanto en el ámbito interno como en el de las misiones internacionales. Además, se refirió a algunos de los principales retos que deberán afrontar nuestros militares a lo largo del año 2010.

Así, destacó que por primera vez un oficial español, el general Alberto Asarta, asumirá el mando de una misión de las Naciones Unidas, en este caso la misión Finul en Líbano. Por otro lado, hizo hincapié en la ampliación de los cometidos de la operación Atalanta contra la piratería en el Índico que España impulsará durante la presidencia de la Unión Europea.

Sobre Afganistán, Chacón reiteró que es la misión "más dura, compleja y arriesgada que nunca hayan hecho nuestras tropas en estos veinte años" de misiones en el exterior, pero puntualizó que no por ello es "menos necesaria". Adelantó que en 2010, Defensa seguirá "intensificando" esfuerzos en el país asiático, para que "algún día próximo sea un país seguro y estable para que no albergue amenazas para la comunidad internacional".

La nota de color la volvió a poner nuevamente la ministra de Defensa, quien volvió a marcar con su estilo propio el solemne acto de celebración. Al igual que hace un año, Chacón acudió al Palacio Real vestida con un traje oscuro de chaqueta y pantalón. Sin embargo, esta vez optó por un peinado menos llamativo, con el cabello recogido en una coleta, y por un maquillaje más discreto que los que lució en 2009.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios