Bono ensalza la palabra en política y rechaza la mera lucha por lograr el poder

  • El presidente del Congreso, José Bono, ha ensalzado el uso de la palabra, el diálogo y el debate en el ejercicio de la política, que no debe ser exclusivamente una lucha por llegar al poder y mantenerse en él, porque "esa actitud no sería entendida por los ciudadanos".

Comentarios 3

Bono ha hecho estas consideraciones en su intervención en la sesión solemne de apertura de la nueva legislatura, que se ha celebrado en el Congreso y a la que ha asistido la Familia Real, y en la que ha defendido que los políticos usen un lenguaje que pueda ser entendido por los ciudadanos.

El presidente de la Cámara Baja ha subrayado que "sacar lustre" a la política exige "no imitar a los predicadores de utopías imposibles", sino dedicarse a resolver injusticias concretas.

"Necesitamos fiarnos de los ingenieros de la eficacia antes que de los profetas del dogma", ha subrayado, antes de asegurar que los diputados y senadores no renuncian ni al oficio ni al nombre de políticos, y de desconfiar de los gobernantes que dicen que son apolíticos.

Bono ha considerado que, pese al "empeño" en ocasiones de los políticos en exagerar sus diferencias, lo que les une es mucho más que lo que les separa

"Nos une la libertad, la defensa de una sociedad más justa y ampliar la dignidad de la vida de todos nuestros ciudadanos", ha añadido antes de considerar el camino que hay por delante como un "viaje hermoso" para llegar a la "Ítaca donde reine el bienestar para todos los españoles".

El presidente del Congreso ha advertido de que los políticos no pueden quedarse anclados en esquemas apriorísticos, sino que tienen que cambiar porque viven en una sociedad en transformación.

Para él, reivindicar la política exige renunciar a presentarla como una lucha exclusiva por llegar al poder y mantenerse en él.

"Planeada así la acción política, es lógico que los ciudadanos pongan distancia respecto a ella", ha reconocido antes de concluir que el prestigio de la política ha de venir también de la mano de un lenguaje que pueda ser entendido por los ciudadanos porque, de lo contrario, sus mensajes sólo serán consumidos por los propios políticos.

En su defensa del diálogo, ha puntualizado que tiene tanto valor hablar como escuchar y, especialmente, a quien discrepa, ya que puede estar en lo cierto y, en ese caso, su criterio debe ayudar a la reflexión e influir en la decisión.

Además, ha destacado los logros de España durante la etapa democrática, en la que ha dicho que por vez primera en la historia se ha acertado a proclamar la diversidad de los diferentes pueblos de España y a reconoce

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios