Berlusconi envía un ministro para explicar su política de inmigración

  • El Gobierno rebaja el tono al afirmar que "no existen problemas" entre España e Italia

Comentarios 1

El Gobierno italiano enviará a su ministro de Políticas Comunitarias, Andrea Ronchi, a Madrid para "ilustrar" al Ejecutivo que dirige José Luis Rodríguez Zapatero "lo que no conocen" sobre su postura en materia de inmigración, según anunció el ministro italiano de Exteriores, Franco Frattini, en declaraciones a la radio pública italiana (Rai).

Ésta es la solución por la que ha optado el Gobierno de Silvio Berlusconi para responder a las críticas que algunos miembros del Ejecutivo español han dirigido contra su política en este ámbito. La polémica surgió a raíz de unas declaraciones de la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, quien posteriormente aclaró que se trataba de una condena a "incidentes concretos" relacionados con "la violencia, el racismo y la xenofobia" que tuvieron lugar la semana pasada en Italia contra algunas comunidades de gitanos. A las críticas se sumaron después los ministros de Trabajo, Celestino Corbacho, e Igualdad, Bibiana Aído.

Frattini consideró que los ataques, "además de ser desagradables, son fruto de una falta de conocimiento de las iniciativas del Gobierno Berlusconi. "Tomo nota del hecho de que el presidente Zapatero ya desmintió a sus ministros, pero, francamente, ya es hora de acabar con estas invasiones de terreno", reiteró.

El secretario de Estado para la UE, Diego López Garrido, que será el encargado de recibir el jueves a Ronchi en Madrid, aclaró que "no existen problemas entre los dos gobiernos". España e Italia tienen una política en materia de inmigración "de fondo bastante afín", zanjó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios