La Audiencia Nacional juzgará el genocidio en Ruanda

  • El juez Andreu procesa a 40 militares africanos por "horrendos crímenes"

Comentarios 1

La Audiencia Nacional sigue aplicando la justicia universal. El juez Fernando Andreu ha procesado a 40 militares del Gobierno ruandés por los delitos de genocidio, crimen de lesa humanidad y terrorismo añadiendo así el genocidio en Ruanda a la larga lista de crímenes contra la humanidad que juzga el Ministerio Público, como Guatemala, Argentina o Chile. El magistrado acusa a los soldados ruandeses de tomar el poder por la fuerza e instaurar un régimen de terror realizando "horrendos" crímenes contra la población civil.

El juez dictó órdenes de detención internacional contra los 40 militares aunque lo previsible es que las autoridades ruandesas no les entreguen. De todas maneras, ya existe un Tribunal Penal Internacional para Ruanda, creado bajo el auspicio de la ONU, que ha juzgado ya a 31 personas por delitos relacionados con el genocidio, entre ellos altos cargos del Gobierno que estaba en el poder en ese momento.

El magistrado les hace responsables del asesinato y desaparición de más de cuatro millones de ruandeses, en la década de los 90, en el marco de un plan de exterminio por razones étnicas o políticas.

Andreu no procesa al actual presidente de Ruanda, Paul Kagame, y comandante en jefe del ejército ruandés, porque como jefe de Estado tiene inmunidad. Aún así considera que existen indicios racionales de criminalidad contra él como responsable del Ejército, antes llamado APR (Ejército Patriótico Ruandés).

El principal testimonio contra el actual presidente lo ofreció uno de los responsables de su seguridad personal, ahora testigo protegido, quien relató cómo en mayo de 1994 Kagame, entonces líder rebelde, ametralló a entre treinta y cuarenta civiles en cuestión de segundos. "Aquel día, Kagame y sus hombres se desplazaban en dos vehículos hacia el cuartel general. La comitiva se detuvo ante la aparición de un grupo de personas en el camino. Por la radio alguien advirtió que podrían ser paramilitares. Kagame salió de su coche y se dirigió al primer vehículo, donde estaba instalada una ametralladora. Sin mediar palabra disparó una ráfaga que mató a una treintena de civil. Hombres, mujeres, niños y ancianos", relató el testigo.

En otra ocasión, también en 1994, el testigo oyó a Kagame dar la orden por teléfono de asesinar a tres obispos y a otros sacerdotes, diciendo concretamente: "Ya te he dicho que eliminaras a esas basuras". Entre las víctimas del genocidio hay nueve españoles, seis religiosos y tres civiles, de la ONG Médicos del Mundo. Todos trabajaban en campos de refugiados ruandeses.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios