Arístegui hace un "llamamiento a la calma" ante las manifestaciones de hoy en Génova

  • El diputado 'popular' Gustavo de Arístegui hizo un "llamamiento a la calma" ante las convocatorias de concentraciones enviadas por mensajes SMS a los teléfonos de militantes del PP en apoyo al presidente del partido, Mariano Rajoy, y la dirigente vasca María San Gil.

Comentarios 2

"No se puede dar este espectáculo lamentable ante la sociedad española", lamentó Arístegui, que consideró que si la primera de las convocatorias, en apoyo de San Gil, era una "irresponsabilidad", el posterior llamamiento a la segunda fue "una irresponsabilidad mayúscula" y un "disparate sin paliativos".

En declaraciones a RNE recogidas por Europa Press, el portavoz 'popular' de Exteriores en el Congreso indicó que, en una etapa precongresual, es "normal" el debate interno, pero, a su juicio, en este caso "las aguas se han salido un poco del cauce".

Para Arístegui, el problema está en que, en su momento, tras la "dulce" derrota electoral, "no se hizo" la reflexión "que tiene que provocarse siempre" después del fracaso en las urnas. El diputado señaló que la gestión política de esta situación por parte de la dirección del partido ha tenido "errores" y advirtió de que la "crisis de gestión política" se puede convertir en una "crisis ideológica", debido, entre otras cosas, "al manejo de los tiempos y de las discrepancias por parte de la dirección nacional".

En concreto, Arístegui criticó que hasta ahora Rajoy no haya explicado cuál será el equipo que le acompañará en el Congreso, para "revelar el rumbo" que quiere darle al partido, y lo comparó con la gestión del ex presidente José María Aznar, que en el 2004 "eligió con cinco meses de antelación al secretario general y al portavoz del grupo parlamentario".

No obstante, aseguró que no se trata de una lucha entre "duros y blandos" y explicó que en su análisis de la situación coinciden muchos "marianistas". En este sentido, advirtió también de que a "muchas gentes que se presentan como marianistas hay que oírles hablar en privado".

Por lo que se respecta a la salida de María San Gil, indicó que si no quiso firmar la ponencia política en cuya redacción colaboró debía contar con "razones suficientemente graves".

Así, dijo que tuvo ocasión de hablar con ella después de que se produjera este hecho y la dirigente vasca le explicó que la ponencia que le llegó desde Madrid tenía "profundas diferencias" con los "ejes principales del PP", en cuanto a temas como el pacto de Estado contra el terrorismo, la confederalización del país o "ciertos principios y valores" del PP, que suponían "un viraje muy claro" en el partido. "Rajoy sabe que San Gil se sintió engañada", apostilló.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios