ANV culpa a PSOE y PNV de su disolución en las Juntas de Álava

  • La formación avisa que estas decisiones "alejan la paz".

Comentarios 3

Después de ver cómo ayer la Mesa de de las Juntas Generales de Álava les dejaba sin grupo propio en cumplimiento de la suspensión de actividades decretada por el juez Baltasar Garzón, hoy los cuatro junteros de ANV comparecieron ante los medios para criticar una decisión que, avisan, solo contribuye a "entorpecer la normalización y alejar la paz" de Euskadi. Además, responsabilizaron al PSOE y PNV de la disolución de su grupo que enmarcaron en la estrategia de "represión de la izquierda abertzale" que protagonizan ambas formaciones. Pero aunque les señalen con el dedo, desde la formación jeltzale juran y perjuran que no les quedaba otra. Así, los representantes de PNV y EB en la Mesa de la Juntas señalaron que, pese a "no compartirla", acatar las órdenes de Garzón y disolver el grupo de ANV era su "única opción".

Fue el portavoz de ANV en las Juntas de Álava, Aitor Bezares, el que, respaldado por los otras junteros de la formación abertzale, denunció "la nula autonomía de las Juntas y la sumisión" de los partidos representados en la Mesa al Estado español. En la mesa representados el PP, PNV, PSE, EB, y todos ellos votaron ayer a favor de disolver el grupo de ANV, en cumplimiento del auto del juez Baltasar Garzón sobre la suspensión cautelar de actividades de la formación de la izquierda abertzale.

Una decisión, según Bezales, que supone "una nueva vuelta de tuerca al Estado de Excepción" impuesto por el PSOE y el Gobierno central en el País Vasco "con la inestimable colaboración del PNV". "El PSOE ha decidido disolver nuestro grupo y la Mesa ha cumplido la orden", denunció el dirigente de ANV que insistió en que las formaciones representadas en la Mesa "se han plegado a los dictados" de los socialistas.

En este punto, el portavoz de ANV señaló que la disolución de su grupo junto a las mociones impulsadas por el PSE y el PNV contra la formación abertzale en distintos ayuntamientos, evidencia que socialistas y jeltzales están embarcados en "una actuación conjunta de represión contra la izquierda abertzale". Bezales también se refirió a las declaraciones que ayer realizó el diputado general de Álava, Xabier Agirre (PNV), que consideró que esta medida "aleja la normalización" de Euskadi. Unas palabras, según el portavoz de ANV, llenas de "hipocresía".

Hipocresía o no, hoy los miembros del PNV en la Mesa quisieron dejar claro que respaldaron la disolución del grupo de ANV porque era su "única opción". Así lo aseguró vicepresidenta segunda de la Mesa de las Juntas, María Jesús Agirre (PNV), que compareció en rueda de prensa junto a la secretaria de este órgano, Nerea Gálvez (EB), justo después del portavoz de ANV.

Agirre subrayó que en el caso de las Juntas Generales, y a raíz del auto de suspensión de actividades de ANV, el juez Garzón "concretó" las consecuencias de dicho auto y precisó la prohibición de la actividad de ANV como grupo juntero, un grado de concreción que no se ha producido en otras instituciones. Y aunque la comparación con lo que ocurrió en el Parlamento vasco cuando en 2003 Juan María Atutxa se negó a disolver el grupo de Sozialista Abertzaleak tras la ilegalización de Batasuna es inevitable, la dirigente del PNV quiso destacar que "los autos son diferentes".

Por ello, dijo Agirre, tuvo que "acatar" la orden de Garzón "independientemente de que no comparto ni el fondo ni la forma" de la misma. Además, replicó a las acusaciones de ANV recordando que cuando Garzón cita a sus dirigentes a declarar a la Audiencia Nacional, éstos acuden a la citación y no optan por la "desobediencia", por lo que les reclamó que sean "consecuentes".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios