Felipe Benítez Reyes. Escritor y articulista

"Tengo mucho respeto a Perogrullo como opinador"

  • Su obra está impregnada de un sano sentido del humor que durante años ha plasmado en sus artículos de opinión, recopilados ahora en el libro 'Política y Polichinela'.

Felipe Benítez Reyes (Rota, 1960) ha adquirido relevancia como novelista al haber ganado el Premio Nadal (la divertidísima Mercado de espejismos) o el Ateneo de Sevilla, pero también es notable su creación poética, galardonado con el Premio Nacional o el Loewe. Toda su obra está impregnada de un sano sentido del humor que durante años ha plasmado en sus artículos de opinión, recopilados ahora en la colección titulada Política y Polichinela, editada por la muy combativa editorial gaditana Dos Mil Locos.

-¿Qué tal flota usted en el océano de la opinión? 

-La opinión está por una parte sobrevalorada y por otra devaluada. En la barra de cualquier bar hay un Sócrates y un Keynes.

-¿De qué opinó por primera vez en un artículo?

 -Me lo encargó una revista de la DGT. Trataba de Tráfico, claro está.

-En su recopilación de artículos, Política y polichinela, usted recela de la arenga. Pero no me diga que no dan un poco de envidia esos tipos que tienen tal seguridad en su visión de hechos tan diversos. 

-La seguridad puede fingirse y en cuestiones abstractas implica descortesía con respecto a la poliédrica realidad.

-También hace mención a opinadores muy divertidos: los que regañan a todo quisque.

-Es una tentación: el dedo admonitorio.

-¿Qué opina de Perogrullo como opinador?

-Le tengo mucho respeto. A veces las cosas son tan simples que la complejidad les viene grande. Y ahí Perogrullo cumple una gran función conciliadora.

-¿Sigue el género de la tertulia radiofónica?

-Las voces sin cara resultan poco convincentes. Te pierdes algo importante: la gestualidad, que es delatora.

-El género ha devenido en la tertulia televisiva a gritos, que practica La Sexta para asuntos de gravedad y Telecinco para asuntos de cama y de nariz. ¿Le entretiene?

-A ratos. Me divierte mucho Marhuenda, que es más pepista que el PP. Algo así como el teólogo de un dios que no cree ni en sí mismo.

-Un fenómeno político como Podemos nace de una plataforma digital de opinión, La Tuerca, y de un animal televisivo como Pablo Iglesias. Estos arengan bastante.

-Sí, Pablo Iglesias viene a ser el Pepito Grillo de nuestra política. Es posible que el éxito de Podemos sea el resultado coyuntural de la suma de insatisfacciones y desencantos muy diversos, pero esa amalgama le da sentido. Aunque suene a discurso robótico, me parece oportuna esa voz disonante en medio del coro de los discursos homologados.

-Cuénteme el agobio de no tener nada sobre lo que opinar y ver cómo van pasando los minutos y las horas sin nada escrito.

-Se puede resolver con el mero oficio. Si no tienes nada sobre lo que te apetezca opinar, escribes un artículo sobre el destino de los pollos o sobre los ovnis.

-¿Tiene usted la virtud de opinar una cosa y la contraria? Lo digo porque ha escrito en medios de distinto pelaje ideológico.

-Sería una virtud dudosa como virtud. El medio condiciona, pero no impone.

-Cuenta que sólo le han censurado una vez un artículo: sobre el Rey. Qué tiempos. ¿Quién no opina hoy sobre el Rey?

-Pues ya ve. Y eso me pasó no hace ni un año. Hasta hace unas semanas, el Rey tenía en la prensa el mismo letrero que la fruta en las fruterías: no tocar.

-Hablando de reyes, ya que lo lleva en el apellido, me quedo con una visión de la realeza que me hizo doblarme de risa: un rey es un tamagotchi.

-Es que hay que hacerle todo, ¿no? Escribirle los discursos, plancharle el uniforme, pasearlo, llevarlo de excursión a países exóticos, hacerle la cama, abrillantarle los zapatos, explicarle las leyes…

-Se atrevió a hacer un discurso navideño del Rey en uno de sus artículos. Básicamente, hubiera colado.

-La retórica hueca siempre suena a zambomba. Aquello fue una parodia que lamentablemente no parecía del todo una parodia.

-¿Por qué cree que se pide opinión a los escritores y no, pongo por caso, a los expertos en lenguas muertas, tan letrados?

-Porque los expertos en lenguas muertas siempre andan de velatorio lingüístico y no tienen tiempo.

-¿Qué tiene el artículo de opinión de ejercicio de ficción?

-Entre un artículo de opinión y un cuento de hadas no hay una diferencia tan grande.

-Apenas existe bilis en sus escritos de prensa, pero sí que le he visto indignado unas cuantas veces, como cuando comenta una entrevista en la que Fraga negaba complicidad con la dictadura. ¿Se enfada mucho con la actualidad, ha llegado al punto de discutir con la radio o con la televisión?

-Procuro depurar las indignaciones antes de ponerme a escribir, ya que las indignaciones no suelen ser transferibles, pero nadie es de piedra. Y sí, no hay día en que no dé un brinco teatral mientras escucho los noticiarios.

-En esta recopilación abarca el período de la fiesta, de 2000 a 2007, y el del fin de la fiesta, de  2007 en adelante. No pierde el tono. Quiero decir que el sentido del humor del que hace gala vale tanto para ser nuevo rico como nuevo pobre.

-Es que tal vez el humor sea un filtro de espectro universal. Lo mismo sirve para una burbuja inflada que para una burbuja pinchada.

-Su libro ofrece un magnífico fresco de cómo hemos pasado del todo vale al todos a la cárcel. ¿Lo recomienda como libro de historia?

-No llega a tanto. En todo caso como un libro de historietas acerca de una historia reciente.

-Estoy de acuerdo en muchas de las cosas que dice, pero sobre todo en una: "El destino más sobrecogedor que puede tocarte en este mundo es nacer pollo". Si fuera pollo, ¿qué opinaría?

-Que el género humano es tan cruel que incluso inventó la pepitoria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios