Sergio Scariolo. Seleccionador de baloncesto

"En el deporte hay menos corrupción que en otros ámbitos"

"En el deporte hay menos corrupción que en otros ámbitos" "En el deporte hay menos corrupción que en otros ámbitos"

"En el deporte hay menos corrupción que en otros ámbitos"

-Ha vivido en Málaga y en Rusia, y reside en Marbella, ¿la Costa del Sol cada vez se parece más a Moscú?

-Lo están intentando y a veces se agradece porque no nos desagrada que inviertan en la Costa del Sol, pero nunca se va a parecer a Rusia. Hay muchos rusos, aunque algunos desaparecen, a otros los encierran, pero hay bastantes que son dignos y traen cosas buenas a Marbella y a la Costa del Sol.

-En la ceremonia en la que lo nombraron Hijo Adoptivo de Málaga, fue elegido Hijo Predilecto Chiquito de la Calzada. ¿Se ha atrevido a contar alguno de sus chistes en italiano?

-No, pero me hizo ilusión porque cuando llegué a España, Chiquito fue uno de los primeros que me hizo reír cuando empecé a entender el andaluz, que no es lo mismo que el castellano. Ya estaba algo mayor, tenía momentos de gran lucidez, brillantes, y otros en los que se perdía un poquito, pero fue entrañable

Italia me ha ofrecido varias veces ser seleccionador, pero es como si estás en Golden State y te llama Orlando"

-Muchos jugadores europeos dominan en la NBA, ¿y los entrenadores?

-Es diferente porque el talento reconocible es el de los jugadores. Ellos buscan talento inmediato. Es parecido a lo que pasa con la selección de fútbol. Nadie cree que puede ser jugador y todos piensan que pueden ser seleccionador. Un americano dirá: "Lo que hacen ellos lo podemos hacer perfectamente nosotros". Igual tienen razón, pero bueno, cada uno tiene su punto de vista.

-En las concentraciones de la selección española, ¿se habla de política?

-No, casi nada, muy poco. Y menos ahora. La política no tiene tendencia a unir, y menos ahora, y no es precisamente lo que hace falta a un equipo que pretende serlo.

-Ha ganado con España tres oros continentales y una plata y un bronce olímpicos, ¿no lo ha llamado la Federación Italiana?

-Varias veces, pero es como si estás en Golden State y te llama Orlando. Son buenos sitios los dos, pero a nivel profesional es otra cosa.

-Insiste un hincha en que le pregunte: ¿de verdad no rinde mejor la selección cuando los Gasol no juegan juntos?

-(Risas) Para gustos... Yo me quedo con los Gasol, vamos a dejarlo ahí. Dígale a su amigo que tampoco ha dicho ninguna herejía, aunque si nos faltan en el equipo todos los cuatros...

-¿Quién es el jugador más inteligente que ha tenido?

-Fuera del campo quizás Pau Gasol y Pepe Sánchez. Dentro han sido muchos.

-Su hijo Alessandro compite en las categorías inferiores del Unicaja y de la selección española. ¿Le pesarán los apellidos?

-No, ya lleva muchos años con esto. Ha elegido el camino de evitar interferencias, aunque su madre sea bastante más intensa que yo. Él quiere hacerlo todo solo y me parece bien.

-Siendo de Brescia, lombardo, estará familiarizado con los nacionalismos.

-Es un nacionalismo muy soft, con alguna decepción puntual contra el poder central o a veces por el exceso de inmigración. El que huele el negocio invierte en eso, pero no es comparable a lo que pasa aquí.

-Hay ex presidentes federativos investigados. A la espera de las sentencias, ¿ha habido demasiada corrupción en el deporte?

-El deporte es como la vida, como la sociedad. Sigo pensando que ha habido menos corrupción en el deporte que en otros ámbitos, pero tampoco podemos presumir de estar ajenos; ahora bien, hasta que un juez no emita una sentencia firme, definitiva e inapelable, sería prudente no hablar de corrupción. Sobre todo puedo decirlo por el contacto directo que he tenido con José Luis Sáez -ex presidente de la FEB-. Vamos a ver cómo termina la historia.

-El entrenador de la Ternana se quejó, cuando Italia se quedó sin ir al Mundial de fútbol, de que los centrales italianos ya no pegan. ¿En baloncesto echan de menos a Meneghin?

-Echan de menos a todos. La selección no tiene grandes jugadores, buenos sí hay, pero la diferencia la marcan los grandes.

-¿Tanto pierde los papeles cuando juega el Inter?

-No, porque no soy una persona con tendencia a perderlos, pero sí me emociono y sufro, eso mucho.

-¿Fue uno de los días más felices de su vida ver en directo en el Bernabéu el título de la Champions en 2010 tras un viaje relámpago Moscú-Madrid-Moscú?

-Totalmente. Feliz viendo el partido, durante el viaje algo menos. Esos 90 minutos fueron inolvidables, una experiencia superior.

-Si no le llega a dar permiso el presidente del Khimki...

-Igual era el presidente quien me tenía que pedir permiso a mí para ver el Spartak. En serio, allí hay consideración para la figura del entrenador.

-¿Con quién va en un España-Italia de fútbol?

-No lo veo con los ojos del forofo. No tengo preferencia ni sufro.

-¿Es más un sinsentido que los niños de Málaga no pudieran jugar al baloncesto en los colegios por el exceso de ruido o las ventanas de la FIBA?

-Lo primero.

-¿Usó armas de seductor italiano para conquistar a su esposa, la ex jugadora Blanca Ares?

-No quiero ponerla en un compromiso, pero la que tiró el anzuelo fue ella. Escribía en la revista Gigantes e hizo una columna sobre el nuevo entrenador del Tau, que era yo, diciendo que si la gomina y tal. Luego nos presentó formalmente Juanma Rodríguez (ex director deportivo del Unicaja) en el Martín Carpena.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios