¡Venga ese abrazo, compañero!

l Pasaban cinco partidos in ganar y la cuestión era celebrarlo, a pesar de que se trataba del colista. El caso es que la cosa fue contagiosa y a ella se sumaron tanto los jugadores del Xerez, como el propio árbitro y el cuerpo técnico del Almería que no cabía en sí de gozo. Sea como fuere, mejor así que liarse a patadas y a otras lindezas que se suelen contemplar en los campos de fútbol. Lo que esperamos todos es que la alegría continúe durante muchas jornadas más.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios