Los romeros de Puerto Real, Arcos y Rota parten entre palmas y cohetes

  • Las hermandades de Sanlúcar, El Puerto y Jerez serán hoy las últimas en ponerse en marcha

Además de Cádiz capital, otras tres localidades gaditanas vivieron ayer la despedida de sus rocieros, que han emprendido ya el camino para encontrarse con la Blanca Paloma en la aldea almonteña. Palmas, cohetes y salves rocieras se repetían en la mañana de ayer en la despedida de los peregrinos de Puerto Real, Arcos y Rota, que se pusieron en marcha un día después que los de San Fernando, Chiclana y La Línea y una jornada antes que los de Sanlúcar, Chipiona, El Puerto y Jerez, que serán hoy los últimos en ponerse en marcha y en cruzar el río Guadalquivir desde Bajo de Guía para adentrarse en el Parque Nacional de Doñana.

Desde las siete y media de la mañana los cohetes resonaban en Puerto Real anunciando la inminente salida de su hermandad. La misa de romeros oficiada en su propia ermita por su director espiritual, José Vitini, y la ofrenda floral realizada a la Virgen de la Amargura en la parroquia de San Sebastián precedieron a la salida de los romeros puertorrealeños a través de la carretera que lleva a El Puerto. Un total de 35 vehículos, además del charré que transporta el Simpecado, forman parte este año de la comitiva.

Como es habitual, los peregrinos realizaron una parada en el Convento del Espíritu Santo sobre las once y media y, más tarde, hicieron lo propio en Las Tres Marías para el rezo del ángelus.

El hermano mayor, Juan Carrasco, destacaba entre las novedades de este año la vara nueva del Simpecado, tras deteriorarse la anterior el año pasado por problemas con el mulo de tiro. También resaltó la reforma que se ha ejecutado en la Casa de Hermandad en la aldea, que tiene una fachada totalmente renovada y un porche nuevo que se estrenará para la ocasión.

Los rocieros de Rota, por su parte, iniciaron ayer el camino prácticamente 30 horas después de que en la noche del domingo pusieron el punto y final a los cinco días de fiesta de la Feria de la Primavera. Casi sin tiempo para el descanso, los aproximadamente 300 peregrinos que este año hacen el camino celebraban a las ocho de la mañana la tradicional misa de romeros en la parroquia de Nuestra Señora del Carmen antes de iniciar su recorrido por las calles de la ciudad.

En la emblemática barriada de la Blanca Paloma, y acompañados por autoridades civiles y militares, los rocieros de Rota entonaban la salve y posteriormente hicieron paradas intermitentes en puntos de la Villa como la capilla del colegio Salesianos o la de San Roque. Más de 60 vehículos forman este año la caravana roteña, además de romeros a caballo.

El hermano mayor de Rota, Antonio Rodríguez, que suma 30 años haciendo el camino, se mostraba muy contento por iniciar el camino, aunque en esta ocasión suma la responsabilidad de ser el primero en el que es el máximo responsable de la hermandad.

Las previsiones apuntan a que la climatología acompañará a los peregrinos gaditanos por las arenas del Coto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios