La romería acaba tras la procesión de nueve horas

  • En la aldea se dio cita cerca de un millón de personas y el tradicional salto de la reja se produjo a las 2,32 horas

Comentarios 10

La Romería del Rocío finalizó ayer pasado el mediodía tras la entrada de la Blanca Paloma en su ermita, después de más de nueve horas de procesión por la aldea almonteña, donde se han dado cita cerca de un millón de personas, con lo que se ha puesto fin a días de devoción y diversión.

Los datos del Plan Aldea, facilitados por el Ayuntamiento de Almonte, reflejan un aumento de romeros con respecto a los registrados el pasado año, en el que la cifra se situó en torno a las 800.000 personas.

La normalidad y la tranquilidad han sido, según han destacado los responsables del Plan Romero, las características que han marcado la Romería, que ha contado con 106 hermandades filiales, después de que la Hermandad Matriz de Almonte concediera dicho título a la sevillana de Morón de la Frontera.

El momento cumbre se vivió a las 2:32 horas cuando los almonteños, sin esperar a que el Simpecado de la Hermandad Matriz llegara al altar del Santuario procedente del rezo del Santo Rosario, protagonizaron el 'salto de la reja' y la bajada de la Virgen de su presbiterio para comenzar la procesión.

Durante todo el recorrido por la aldea la imagen ha estado acompañada por miles de fieles, emocionados y entusiasmados, cuya presencia se hacía aún más intensa conforme la Blanca Paloma se iba aproximando de nuevo a su ermita.

Entre palmas, vítores, salves y vuelos de niños a manos de los costaleros para ser acercados lo más posible a la Virgen, ésta volvió a su Santuario pasado el mediodía después de haber visitado a las 106 hermandades filiales que a su paso rezaron la Salve y le elevaron sus plegarias entre cantes y palmas.

Hasta las 7 de la mañana de ayer se habían consumido en El Rocío 47.015 metros cúbicos de agua potable.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios