A las ocho y media llegará la hermandad que visitará a La Merced e irá a la capilla del Asilo

  • A las seis y media de la tarde llegó la hermandad al Palacio de la Marismilla para pasar la última noche en el Coto · Un rociero jerezano tuvo que ser evacuado a causa de una repentina enfermedad

La hermandad jerezana ya está a las puertas de Sanlúcar después de cumplir ayer con el segundo y penúltimo día del camino de vuelta con un único incidente. Un rociero jerezano tuvo que ser evacuado en helicóptero por los servicios sanitarios del 061 que prestaron las primeras atenciones en el mismo camino, a la altura del Cancelín. Salvo esto, todo "ha transcurrido de forma muy controlada y con un tiempo envidiable para el camino", dijo el hermano mayor a este medio.

Será a primera hora de hoy cuando la comitiva rociera abandone Doñana para entrar en Sanlúcar y caminar hacia Jerez. La noche se pasó junto al palacio de la Marismilla donde se desarrolló la convivencia con todos los que participan en el regreso, repitiéndose lo del pasado año cuando se organizó una cena común como despedida de la junta de gobierno. Aquello gustó a Felipe Morenés que decidió convocarla de nuevo para propiciar el encuentro entre todos los romeros como final del camino. Lo cierto es que por una causa u otra, esta 'barbacoa' se está constituyendo en la despedida oficiosa del camino.

El trayecto recorrido ayer fue desde El Cancelín, donde se hizo noche, hasta las postrimerías del Coto. Todo empezó con la celebración de la misa en ese lugar antes de iniciar la marcha y con la presencia de la hermandad de El Puerto, una eucaristía que se aplicó por el Guardia Civil fallecido ayer en atentado. La mañana amaneció entre nubes y claros con unas temperaturas agradables que se mantuvieron durante todo el día. Donde el ambiente estaba más que desbordado un año más fue en Bajo de Guía donde desembarcó Sanlúcar de Barrameda para hacer su entrada en la población, junto a otras hermandades que también abandonaron ayer Doñana. La hermandad hizo el rengue de almuerzo tras el Cerro del Trigo buscando por la tarde la Marismilla.

Así se fueron contando las horas por el camino saboreando más intensamente los instantes y parajes que se fueron atravesando con la evidencia de que todo estaba tocando a su final y que esos lugares no se volverán a pisar hasta dentro de un año, hasta la romería de 2009. El ritmo de la marcha fue normal descansándose en los espacios más dificultosos como el cerro de la Raya y del Trigo y su entorno así como otros espacios con nombres menos conocidos pero que compiten en belleza con los anteriores. Los sentimientos a estas alturas de la romería son contradictorios. No había ganas de decir adiós al Coto y con él a las vivencias de este Rocío que son más íntimas en la vuelta. Pero también subyace las ganas por llegar a la ciudad y reencontrarse con ella, con la familia y amigos después de nueve días de romería. En cualquier caso, vivir el instante era lo que tocaba ayer y hoy también aunque sea ya fuera de Doñana en su mayor parte. Antes de la convivencia tuvo lugar la última misa del camino oficiada por el padre Alexis que también va despidiendo la romería.

La hermandad dejará hoy Doñana para empezar el embarque sobre las diez de la mañana. Tras rezarse el Ángelus en Bajo de Guía se empezará a andar buscando la carretera del Calvario para hacer el rengue de almuerzo en Ventosilla. En el Barroso se volverá a parar para el cambio de flores. Se calcula la llegada a la ciudad sobre las ocho u ocho y media de la tarde para acceder a ella como es costumbre por la carretera del Calvario para hacer su primera parada en el Hospital San Juan Grande. Tras saludar a la Virgen de Lourdes, se continuará calle Taxdirt hacia abajo para girar en Armas de Santiago y entrar al final de esta calle en la calle Cristal.

Frente a la basílica se rezará una Salve a la Patrona jerezana, repitiéndose la experiencia del año pasado cuando de forma extraordinaria y por las bodas de diamante de la hermandad se pasó por la puerta del templo mercedario con la singularidad de hacerlo bajo el palio del Transporte, montado por la cofradía para aquella ocasión. Tras este acto y por calle Muro se llegará a Santiago donde se girará de nuevo hacia Taxdirt para parar en la capilla del Asilo donde la hermandad del Prendimiento también se suma de forma extraordinaria a la llegada de la hermandad situando a María Santísima del Desamparo en las mismas puertas del templo sobre una parihuela. El recorrido seguirá ya por Santiago y calle Ancha, donde habrán más representaciones de hermandades como la de la Buena Muerte y Desconsuelo, hasta llegar a la iglesia de la Victoria donde la hermandad de La Soledad dará también la bienvenida a los rocieros jerezanos abriendo de par en par las puertas del templo para dejar ver a la Dolorosa del Viernes Santo con la junta de gobierno formada en el exterior. Se da la circunstancia de que este año las flores del Simpecado van en las jarras del paso de palio de la cofradía. Una vez atravesada la Porvera, en la Alameda de Cristina se dispondrá el Simpecado para despedir a las carretas y vehículos que han echo la vuelta. Otra novedad se oirá en la entrada del Simpecado una vez descolgado del asta de camino de la carreta. La banda Acordes de Jerez tocará el himno nacional. También sonarán los estallidos de los cohetes en el cielo para anunciar la llegada de la hermandad. En la entrada estará la hermandad de la Oración del Huerto, vecina de la del Rocío.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios