La crónica del Rocío abre el camino a una nueva romería

  • El periodista Eduardo J. Sugrañes y el pintor Juan Carlos Castro unen por vez primera la narración literaria con la visión plástica de un artista contemporáneo

Es el cuaderno de Almonte que abre una nueva centena y lo hace rompiendo moldes. Es el 101 y la primera vez que un periodista y un pintor se unen para hacer la crónica conjunta de la Romería del Rocío. El encargo lo hizo el Ayuntamiento de Almonte, en invitación del alcalde, Francisco Bella, al periodista de Huelva Información Eduardo J. Sugrañes y al pintor Juan Carlos Castro Crespo.

El trabajo realizado fue presentado ayer en la Diputación Provincial de Huelva a los medios de comunicación en un acto que contó con la presencia de los autores y la diputada provincial Margarita Martín, y el alcalde de Almonte, Francisco Bella, que agradeció en nombre de su pueblo el trabajo ofrecido. "Desde el pasado año han realizado un recorrido con un amplio trayecto para satisfacer el encargado que le hicimos y que aceptaron con agrado". Recordó que en la antesala del Rocío Grande siempre hay una exaltación al Rocío, "un acto entre singular y familiar, que se hace en Almonte en el que a parte poner en valor la figura del hermano mayor, es el momento de presentar la crónica". "Eduardo J. Sugrañes ha hecho un trabajo formidable, que se acompaña con una visión plástica del Rocío, de una manera inusual y magnífica de Juan Carlos Castro, que convertirá la Crónica de 2009 "como una crónica fundamental por la visión que ambos ofrecen del Rocío que será recordada en este amplio trayecto iniciado en 1998". Será "una crónica que va a hacer época dentro de las crónicas del Rocío", auguró el alcalde. Anunció que hoy, a partir de las 20:00, se le dará paso a Alejandro Márquez y José Fiscal, como nuevos cronistas "que la harán a la limón, en esa manera singular de ellos de vivir así El Rocío".

Eduardo J. Sugrañes dijo que presenta una crónica muy distinta pero igual que todas, "porque El Rocío siempre es igual y cada año es distinto". Agradeció la aportación gráfica de Juan Carlos Castro "por haberse embarcado en este proyecto dándole tanta luz, color y cariño". Justificó el nombre de la crónica Pomo de aroma, entresacado de una hermosa letrilla de la coronación de Juan Francisco Muñoz y Pavón, por celebrarse en 2009 su 90 aniversario. "La crónica arranca desde el sentimiento y la devoción a la Virgen del Rocío, enmarcado en la vida personal", dijo.

Juan Carlos Castro incidió en que "es la primera vez que se hace una crónica entre un escritor y pintor y después de un año traemos los deberes hecho". Reconoció que "no era muy afín a todo El Rocío, tenía una concepción plásticamente muy reducida, pero he visto que tiene posibilidades infinitas". En este encuentro con El Rocío "tengo que agradecer a Eduardo que me bautizara en vado imaginario y la verdad que lo ha conseguido, he estado hasta pintando con un sombrero de ala ancha". Habló de que en su estudio hay dos temas por acabar y que pretende finalizar, porque le agrada mucho. "Comencé con unos bocetos, que llamo prefacio del camino para acabarlos con la obra gráfica". Un trabajo que él titula Rocío, y es que "no se podía poner un título más impactante". Desde un altarito de devoción, las vísperas, el caminar con el simpecado de Huelva, las hermandades de Cádiz por Doñana, el santuario, el rosario, el salto a la reja, el paseo de la Virgen...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios