El temporal saca del fondo marino plásticos y envases de hace 30 años

  • Jóvenes surfistas advierten de la situación de extrema suciedad en que se encuentran las aguas de la Bahía

  • Hacen una llamada a la concienciación de los ciudadanos y administraciones

Comentarios 2

Muchos recuerdan en Cádiz la imagen del escritor Fernando Quiñones paseando por La Caleta y recogiendo los plásticos y botellas que arrojaba la marea a la orilla de la playa. Aquel ejemplo ha dejado huella y ha llegado hasta la playa de Santa Catalina de El Puerto, que se ha transformado en el termómetro del estado de salud de las aguas de la Bahía. Los encargados de comprobar de forma casi involuntaria que dicho estado de salud no es bueno son un grupo de jóvenes surfistas, que han descubierto con preocupación la gran cantidad de residuos que han llegado hasta dicha playa, procedentes del fondo marino y de los colectores y depuradoras, tras los temporales Emma y Félix.

Manuel Ojeda, Thair Pinto, Daniel Salvá y Pablo Ortiz tienen edades distintas y se dedican a trabajos muy diferentes, pero tienen en común su pasión por el mar y su afición al surf, que practican en la playa de El Buzo. También su conciencia ecológica, fruto de las horas en contacto con la naturaleza, y que viene de lejos, ya que Manuel y Thair estuvieron en las playas de Galicia recogiendo chapapote durante la catástrofe del petrolero Prestige.

Los jóvenes recogen todos los días varias bolsas de basura de la playa de Santa Catalina

Estos jóvenes surfistas se dieron cuenta desde el principio que lo que se avecinaba con Emma no era un simple temporal sino una tormenta perfecta que centrifugaría toda la costa. Así se lo hicieron saber a los encargados de los chiringuitos de la playa de Santa catalina, a los que anunciaron que se avecinaban olas del Suroeste de siete metros y 20.000 kilos, con mareas de coeficientes muy altos. Al menos dos de estos negocios ignoraron sus consejos para que retirasen de manera preventiva el mobiliario, con las consecuencias que ello tuvo posteriormente. Es más, cuando acudieron a limpiar la playa de la basura arrojada por la marea, los encargados mostraron una actitud hostil hacia ellos, tratando de impedirles incluso la entrada a la playa. Esa actitud sólo cambió cuando el domingo se convocó la gran movilización ciudadana para la limpieza voluntaria de Las Redes y El Ancla, el día 4 de marzo.

Desde entonces este grupo de jóvenes surfistas no ha parado de recoger de manera voluntaria los desechos llegados a la costa, y ha descubierto con preocupación el estado en que están las aguas de la Bahía y cómo el mar devuelve desechos plásticos y envases de los años 70, 80 y 90, que estaban enterrados en el fondo de la Bahía y han ido saliendo a flote. Además, las veces que se han metido con sus tablas y aletas para surfear olas, han reparado en el olor nauseabundo que desprende la Bahía, donde encuentran bolsas de plástico, residuos y grandes bolas cuya procedencia atribuyen a las depuradoras, atestadas de bastoncillos y compresas, como erizos pestilentes y nauseabundos. Han tenido incluso que salir del agua, debido al tsunami de plásticos que arrojan las olas, después de haber aflorado tantos desechos nocivos de los estratos donde estaban enterrados. "Ahora no se puede uno meter en el agua", manifiestan.

De manera que en lugar de hacer surf, estos jóvenes se dedican diariamente a limpiar de manera voluntaria la playa de Santa Catalina, retirando varias bolsas de desperdicios en cada jornada. Estos grandes temporales han venido a quitar la máscara que ocultaba la inmundicia dejada por años de falta de compromiso con la naturaleza y con las playas. "Algo está fallando para que en la Bahía haya cosas que vienen del water", lamentan, y añaden: "Cada vez que hay un temporal de Poniente se abren los emisarios y se emite contaminación".

Y como una llamada generacional que mira al futuro, manifiestan: "La Bahía necesita ayuda, es una realidad. Necesitamos la ayuda de la gente para que se conciencie, que se mire lo que hay que hacer con la basura y que haya una mayor conciencia ecológica".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios