El servicio de playas seguirá con la huelga "hasta llegar a un acuerdo"

  • Los trabajadores insisten en que el Ayuntamiento debe mediar en el conflicto, y el alcalde, aunque se mantiene al margen, pide un informe a Medio Ambiente

Casi una semana después de que se iniciara la huelga en el servicio municipal de limpieza de playas, los trabajadores mantienen sus reivindicaciones y señalan que no cesarán el paro "hasta que no se llegue a un acuerdo" con la empresa concesionaria, GSC. La plantilla insiste en que están dispuestos a negociar una salida con la empresa, "pero sin condiciones". Así, la oferta de la empresa para comenzar a trabajar en un nuevo convenio no es motivo, según los trabajadores, para abandonar el paro indefinido.

El alcalde, Enrique Moresco se comprometió ayer a estudiar el escrito que los trabajadores entregaron este lunes, en el que exponían sus reclamaciones. Sin embargo, insistió en que el Ayuntamiento no puede entrar en el conflicto, pues sigue siendo un asunto que deben resolver trabajadores y empresa.

Ante esto, uno de los delegados de personal, José Luis Sánchez, ha puntualizado que, entre sus demandas, sí que hay asuntos que afectan directamente a la Administración local: no sólo por tratarse de un servicio municipal que supuestamente está incumpliendo el contrato vigente, sino porque también está pendiente el tema de las supuestas amenazas vertidas contra algunos trabajadores por parte del jefe de servicio de Medio Ambiente, Antonio Caraballo. Esta perspectiva ha sido respaldada, a través de una nota de prensa, por el grupo municipal de IP.

El alcalde asegura, no obstante, que en el acta de huelga no aparece ningún punto que sea relativo al caso del técnico de Medio Ambiente. Pero a pesar de todo, el alcalde ha solicitado a la edil de Medio Ambiente, Beatriz Fuentes, que elabore un informe sobre el asunto.

Por otro lado, los trabajadores rechazan la acusación de GSC de que están destrozando el mobiliario de las playas, apuntando que "podemos decir que es la empresa la que contrata esquiroles" para ello. Recuerdan además que son los trabajadores los perjudicados por estos destrozos por la acumulación de trabajo que tendrán una vez finalice el paro. Aún así, aseguran sentirse con la misma moral que al principio y con la convicción de que "nadie va a seguir pisando nuestros derechos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios