Se retoman las obras del centro de recepción de visitantes de Los Toruños

  • El proyecto llevaba parado desde 1998 y ha experimentado cambios importantes respecto a lo previsto inicialmente · El edificio tendrá utilidad pública y de gestión del parque y se abrirá en verano de 2009

Las obras de construcción del Centro de Recepción y Acogida de Visitantes del Parque Metropolitano de Los Toruños, marchan a buen ritmo, tras haberse retomado el proyecto, que llevaba paralizado desde el año 1998.

El edificio, paralelo a la Avenida del Mar de Valdelagrana, en el límite interior del parque de Los Toruños, tendrá fachadas a dicha avenida y al propio Parque Metropolitano, abriéndose hacia el paisaje natural a través de grandes cristaleras. Una vez construido, su vocación es transformarse en la puerta de entrada al parque de Los Toruños, sustituyendo al acceso provisional que se utiliza actualmente.

El proyecto inicial del arquitecto gallego César Portela y de su equipo redactor, formado por los sevillanos Antonio Barrionuevo y Julia Molino, ha experimentado cambios importantes para adaptarse a las necesidades objetivas del parque y a nuevos criterios surgidos de la gestión directa de este espacio natural por parte de la Consejería de Vivienda y Ordenación del Territorio y la Empresa Pública del Suelo de Andalucía (EPSA), producto de la observación a lo largo de dos años.

El edificio será la pieza clave para la gestión y mantenimiento del parque de Los Toruños-Río San Pedro, y constituirá además un gran centro de uso público y didáctico para explicar los atractivos de este espacio natural a los visitantes.

A grandes rasgos, las dimensiones del edificio alcanzan 100 metros de longitud por 30 metros de anchura, con una superficie útil de 2.500 metros cuadrados divididos en planta baja y primera, de los cuales 1.600 corresponden a espacios cubiertos, y el resto a dos patios interiores, uno de recepción y otro de uso restringido, de dimensiones generosas pero no excesivas.

Una de sus características principales es la entrada de luz natural, que se consigue a través de amplios ventanales con vistas al paisaje marismeño y a una galería cubierta de madera orientada al sureste, además de los patios. Esta ha sido una de las modificaciones introducidas por los arquitectos sobre el proyecto originario, atendiendo a las sugerencias del director del parque de Los Toruños, Juan Martín, que ha aplicado los criterios de sostenibilidad actualmente vigentes.

En términos generales, el centro se divide en tres zonas, con tres usos diferenciados. La primera corresponde a la recepción de visitantes, interpretación del paisaje y restauración. Los visitantes accederán desde la Avenida del Mar a un patio interior de recepción de 450 metros cuadrados, antesala del parque, desde el cual podrán contemplar Los Toruños a través de amplios ventanales, ya que el edificio se caracteriza por su apertura al paisaje. En esta zona existe una sala de audiovisuales, que será a la vez salón de usos múltiples, con capacidad para 250 personas. En torno a ese salón se instalará el museo etnográfico y de interpretación del parque, con aspectos como el medio natural de la Bahía, las salinas, la ocupación humana o la avifauna, constituyendo una zona educativa y divulgativa, especialmente para grupos de escolares. En esta parte del edificio se situará además la cafetería-restaurante, de 250 metros cuadrados, con amplios ventanales hacia el parque, una tienda, punto de información y servicios públicos, además de un ascensor, ya que el edificio estará adaptado para discapacitados.

La segunda zona del Centro del Recepción tendrá un uso más restringido, y se sitúa también en la planta baja. Se trata de un área destinada a 'operaciones y mantenimiento', cuyas dependencias se distribuyen en torno a un patio de labor, y donde radicarán las dependencias para el funcionamiento orgánico del Parque Metropolitano. En ese lugar habrá salas de descanso para los trabajadores de Los Toruños, taquillas, duchas y aseos, y un centro de control y vigilancia, además de los almacenes para piraguas, bicicletas, barcos de vela, útiles y herramientas. Tendrá un acceso desde la Avenida del Mar para entrada y salida de mercancías, motos y vehículos de vigilancia del parque. Esta zona tiene capacidad para 50 empleados: vigilantes, auxiliares de servicio, monitores y personal de mantenimiento. Como dato importante, hay que destacar que el centro de recepción sólo tiene acceso para vehículos desde la Avenida del Mar, ya que su comunicación hacia el interior del parque será mediante pasarelas de uso peatonal, no accesibles al tráfico a motor.

Por último, en la planta alta se ubicarán las oficinas de gestión y administración del parque (despachos y salas de reuniones) además de una biblioteca y una sala de investigadores de 70 metros cuadrados, que recibirán también luz natural.

El plazo de construcción del edificio (con un presupuesto de 2.650.000 euros) se sitúa en 18 meses, por lo que podría estar concluido en mayo próximo, para abrirse al público ya equipado en el verano de 2009.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios