Menos público en el Corpus

  • El concurso de altares quedó desconvocado al presentarse tan solo dos entidades

La procesión del Corpus Christi salía ayer a las ocho de la tarde desde la Basílica Menor de Los Milagros, en una jornada sin duda marcada por las altas temperaturas y también por el escaso público que se animó a salir a las calles del centro para contemplar el paso de la comitiva.

Tras la eucaristía que se celebró a las siete de la tarde en el primer templo portuense la procesión comenzó su recorrido en la Plaza de España, desde donde continuó su recorrido por las calles Palacios, Virgen de los Milagros, plaza de Peral, Nevería, Luna y plaza de Juan Gavala, para volver de nuevo a la plaza de España.

Un camión depositaba romero por las calles por las que iba a discurrir el recorrido

Abría la comitiva la banda del Santísimo Cristo de la Humildad, aunque previamente un camión depositaba ramas de romero sobre las calles por las que iba a discurrir enseguida el recorrido.

Tras la banda avanzaban los niños y niñas que han recibido este año su primera comunión, y posteriormente las diferentes hermandades locales avanzaban con sus respectivas representaciones. Además de los representantes religiosos que tomaron parte en la procesión, avanzaban también detrás de la custodia el alcalde, David de la Encina, y varios concejales del Partido Popular y del PSOE.

La custodia de plata iba decorada con crisantemos blancos y espigas de trigo. A lo largo del recorrido llamaban la atención los altares instalados por diferentes asociaciones, hermandades y entidades, a instancias del Consejo Local de Hermandades y Cofradías y con el objetivo de engalanar las calles y dar realce a la celebración.

No obstante, y aunque fueron ocho los altares instalados (uno fijo en la Plaza de España -engalanada para la ocasión- y otros siete de carácter móvil en diferentes calles, el Ayuntamiento tuvo que cancelar el concurso de altares y balcones que se había convocado, al haberse presentado al certamen únicamente dos participantes. Así las cosas, estas dos entidades recibirán un diploma acreditativo de su participación, pero no habrá ganador del certamen.

Los altares instalados en las calles permanecieron visitables hasta aproximadamente las diez de la noche, hora en la que se fueron desmontando.

El descenso del número de personas que se animaron a salir a las calles para ver el paso de la procesión del Corpus puede tener varias explicaciones, entre ellas el sofocante calor que ha hecho durante todo el fin de semana, y también quizás la poca difusión que se le ha dado desde la organización y desde la Concejalía de Fiestas del Ayuntamiento a la cita, en estos días previos a la celebración.

Un año más fue la hermandad de Los Afligidos la que llevó el mayor peso a la hora de la organización del Corpus en El Puerto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios