El problema de los concejales a media jornada

  • Algunos ediles mantienen sus puestos de trabajo, lo que limita su dedicación municipal

Comentarios 1

La pretensión de Rafael Orrequia era la de compatibilizar sus responsabilidades municipales con las de su trabajo como administrador de fincas. Este propósito no es nuevo en este equipo de Gobierno. De hecho, en esta situación se encuentran David Páez, Beatriz Fuentes, Alfonso Candón, Leocadia Benavente y el saliente Ignacio Colón. Esto ha generado en este casi año de gobierno que hayan restado horas laborales al municipio en favor de sus respectivos trabajos, un hecho que al alcalde, Enrique Moresco, le ha molestado en ocasiones y así lo ha reconocido a personas de su entorno. El último caso que ha trascendido ha sido el de Beatriz Fuentes en el Área de Bienestar Social. Sus trabajadores se quejaron de las pocas horas que la edil dedicaba a sus obligaciones en el edificio de la calle Nevería, y así se lo hicieron constar recientemente al alcalde en un escrito. Ahora pasa a Medio Ambiente, otra área peliaguda a la que hay que dedicarle bastantes horas, tal y como han señalado todos y cada uno de los que la han precedido en este cargo. Según ha podido saber este periódico, el compromiso de la edil, arquitecta de profesión, es de la que se vinculará más a su labor municipal en detrimento de su trabajo profesional. De hecho, será recompensado económicamente por ello ya que pasará a cobrar dedicación exclusiva (de 33.700 pasará a 45.100 euros). Fuentes será una de los tres ediles nuevos que tendrán dedicación plena. También la tendrá Mariola Tocino una vez tome posesión de su acta de concejal. El tercero, o tercera, no ha trascendido por el momento. Tal y como se acordó en pleno el pasado mes de junio, están a dedicación parcial Leocadia Benavente, David Páez y Alfonso Candón (que compatibiliza, además, su cargo con el de diputado provincial). Sí cuentan con dedicación exclusiva el resto de ediles del gobierno, incluido los socios.

Moresco quería que Orrequia le diera dedicación plena a un área populista y evitar, así, que se volviera a producir una situación similar como la ocurrida con Fuentes. Al no tener todas las garantías, se siguió tratándole de convencer hasta que accedió a su renuncia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios