A principios de semana se abre la nueva oficina de Recaudación de El Juncal

  • La sede de información tributaria ha estado meses cerrada por no pagar Diputación la licencia municipal de apertura

Ya se sabe que las cosas de palacio van despacio y el refrán viene que ni pintado en el caso de las oficinas de Recaudación de la Zona Norte, que siguen cerradas pero que se abrirán a principios de la próxima semana para atender a los ciudadanos que quieran solicitar información sobre sus impuestos dentro de la campaña de pago voluntario, ahora en marcha. Se trata de un local en la barriada de El Juncal que ha sido objeto de un enfrentamiento entre Ayuntamiento y Diputación a cuenta del pago de las tasas de la licencia de apertura del local.

Como explicaron ayer tanto desde el área de Urbanismo como desde el servicio provincial de Recaudación que gestiona la Diputación de Cádiz, el asunto ya se ha desbloqueado y tras el pago de las tasa de licencia, se está ya tan solo pendiente de la concesión de la licencia de vertidos al nuevo local, así como del suministro de agua, para proceder a su apertura al público, lo que se espera que se pueda producir entre el lunes y el martes de la semana que viene.

La puesta a disposición del público de dos nuevas oficinas de atención a los contribuyentes se incluía en el convenio suscrito en su día entre Ayuntamiento y Diputación para que fuese el servicio provincial de Recaudación el que se encargase del cobro de impuestos en la ciudad. En principio se habló de dos oficinas, una en Valdelagrana (inaugurada en 2005) y otra en la Costa Oeste, aunque finalmente se abogó por sustituir esta última por una oficina en la Zona Norte, en concreto en un local situado en la barriada de El Juncal.

El problema por el que se ha retrasado tanto la apertura de las instalaciones de El Juncal fue que el Ayuntamiento tramitó la apertura de las instalaciones con su correspondiente tasa de licencia de apertura, cuando la Diputación Provincial, al tratarse de una encomienda de servicio, consideraba que dichas instalaciones debían ser municipales por lo que no consideraba preceptivo el pago de la tasa. Tras largos meses de negociaciones (el problema se planteó a finales del año pasado) Diputación accedió al pago de la tasa, cuya cuantía por otra parte no era muy elevada, con la intención de ajustar cuentas después con el Ayuntamiento en función de las mutuas deudas que mantienen ambas instituciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios