Los desayunos del juan lara El alcalde, Enrique Moresco, primer invitado.

Las "primicias" del alcalde

  • El primer edil adelanta a los estudiantes de Bachillerato del instituto Juan Lara diversos proyectos encaminados a satisfacer las demandas de los jóvenes

Comentarios 1

"Me habéis dado poca caña... yo esperaba más". El alcalde, Enrique Moresco, concluyó así, risueño y en tono afable, su intervención en el primero de los desayunos que organiza el instituto Juan Lara en su aula del módulo de Hostelería. Quizás el alcalde esperaba que los asistentes, una treintena de alumnos del Bachillerato de Arte, le preguntaran sobre los presupuestos municipales o el Plan General de Ordenación Urbana. Pero no. A los estudiantes les preocupan otros asuntos más cercanos: a saber, el ocio, la cultura, el deporte.

Sin embargo, y aunque las preguntas no fueran todo lo quisquillosas que esperaba el primer edil, al menos sirvieron para arrancarle algunos compromisos y "primicias", cómo el mismo señaló. Anuncios sobre futuros proyectos e iniciativas que servirían, en cierto modo, para satisfacer algunas demandas de los alumnos, y por extensión, de la juventud portuense.

En dos años podrá estar listo el parque para monopatines (skate park) que llevan demandando los aficionados a este deporte desde hace más de una década. Según el alcalde, será en una "macroinstalación deportiva" en la Zona Norte que gestionará una empresa privada. Estas instalaciones se han convertido en un objetivo básico, en materia de juventud, para este alcalde, puesto que hasta sus propios hijos la han reclamado por escrito en una pizarra doméstica: "¡Skate park ya!". Otra joven, preocupada por las escasas alternativas al botellón, consiguió que el alcalde se comprometiera a hablar con los hosteleros de la ciudad para que pongan en sus negocios "precios para jóvenes" en bebidas sin alcohol. Pero recalcó que la solución a ello está en manos privadas y que la Administración no está para dar la diversión a los jóvenes, sino para dar opciones. Por eso, a título personal, les insistió en que lo que les hace falta es "imaginación para buscar otras formas de divertirse".

Al hilo del problema del ocio, y tras una breve referencia al festival de hip-hop que se suspendió hace unos meses, el alcalde volvió a soltar "otra primicia", señalando que el Ayuntamiento está en conversaciones con una empresa para ofrecer "diez macroconciertos", aunque no dio más detalles. Además, subrayó su antiguo deseo de dar locales de ensayo a las bandas de "música joven".

Y ya por último, esta vez algo más acorde con el público al que se dirigía, prometió crear una comisión entre profesores y expertos para elegir, cada dos o tres años, una de las esculturas que realizan los alumnos del Bachillerato de Arte e instalarla en un espacio público de la ciudad.

Todas las promesas que puso sobre la mesa, junto al café que tomaba con el director del centro, Pedro Lópiz, tuvieron cierto halo electoralista, y más cuando tiraba contra la Junta en algunas de sus declaraciones. Pero los estudiantes, la mayoría menor de edad, apenas prestan atención a estos detalles y sólo se quedaron con lo importante: el contenido de sus primicias. Y se acordarán si no se cumplen.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios