El poblado de Doña Blanca amenaza con desvincularse de El Puerto

  • Los vecinos critican la falta de mantenimiento del enclave y podrían convocar una asamblea para declararse pedanía agrícola

  • Advierten que no estarán en los Presupuestos Participativos

Una imagen de la plaza principal del Poblado de Doña Blanca, que pide ser declarada pedanía agrícola. Una imagen de la plaza principal del Poblado de Doña Blanca, que pide ser declarada pedanía agrícola.

Una imagen de la plaza principal del Poblado de Doña Blanca, que pide ser declarada pedanía agrícola.

Comentarios 2

Tomando Cataluña como modelo, el poblado de Doña Blanca amenaza con desvincularse de El Puerto en caso de que no se atiendan algunas de sus peticiones.

Como primer paso, la junta directiva de la asociación de vecinos Castillo de Doña Blanca ha advertido que no asistirá a la asamblea de Presupuestos Participativos que se celebrará en fechas próximas y a la que han decidido no acudir porque los proyectos recogidos en los anteriores presupuestos 2016-2017 no se han llevado a cabo, por lo que consideran que no tiene sentido tomar parte en el proceso para el presente ejercicio. El presidente vecinal del poblado, Fernando Sánchez, justifica este anuncio manifestando que su asociación fue una de las que más vecinos aportó en las votaciones de presupuestos participativos, tomando parte activa en dicho procedimiento y consiguiendo que se les consignara algo más de 20.000 euros para la construcción de un parque infantil. "El año pasado se aprobó la construcción del parque infantil, que llevamos ya 17 años pidiendo, y no se ha hecho nada. Nos llenamos de ilusión porque con los presupuestos se iba a hacer por fin realidad ese sueño, pero a día de hoy todavía no lo han puesto. Para qué vamos a ir a la asamblea si se van a aprobar los nuevos presupuestos y no los van a cumplir", se pregunta.

En este sentido, hay que decir que los Presupuestos Municipales 2017 se encuentran en una impasse, sometidos a la revisión del Ministerio de Economía y Hacienda, que no les ha dado aún el visto bueno, ya que el Ayuntamiento ha pedido que en lugar de tres millones de euros, el recorte sea sólo de dos millones, después de lo cual tendrían que aprobarse en Pleno, algo que tampoco está garantizado con un Gobierno en minoría.

Pero las reclamaciones del poblado de Doña Blanca al Ayuntamiento no se limitan sólo al proyecto de parque infantil. Van más allá y tienen además un componente relacionado con la organización territorial de sus 1.300 vecinos.

Uno de los grandes problemas del poblado es la falta de mantenimiento del casco urbano. Los vecinos denuncian que son ellos quienes tienen que ocuparse de la jardinería en las calles y plazas, cosa que de otra forma no se haría; critican el mal estado en de las señales de tráfico, que no se renuevan desde hace años; registros y arquetas rotas y una lentitud exasperante en los arreglos de calzadas y acerado, que se ejecutan en función de la disponibilidad presupuestaria de Diputación. El arreglo por ejemplo de la plaza principal de Doña Blanca se tendrá que hacer con fondos que estaban destinados a reparaciones en las calles. Muchas cosas en el poblado siguen igual que cuando se construyó el enclave por el Instituto Nacional de Colonización a mediados de los años 60, aunque el centro de enseñanza, la carretera de acceso o la iluminación están en buen estado.

La asociación atribuye los problemas de falta de mantenimiento a la situación administrativa del poblado, "ya que se nos considera una barriada más de El Puerto, cuando estamos a seis kilómetros de la ciudad". La aspiración de los vecinos es dar un paso hacia una mayor independencia administrativa respecto al Ayuntamiento de El Puerto, de manera que se les conceda el rango de pedanía agrícola, como en Jerez, donde funcionan con un alto grado de autonomía y cuentan incluso con un delegado pedáneo y una consignación presupuestaria fija cada año. "Queremos que se nos trate desde el punto de vista administrativo igual que Jerez trata a sus pedanías", dicen los vecinos.

En este sentido, Doña Blanca ha lanzado una llamada de atención y se declara "harta de tantas promesas de esta Alcaldía sin cumplir por parte de este gobierno". La asociación de vecinos plantea convocar una reunión "con todo el pueblo" para iniciar su desvinculación de El Puerto y pedir la calificación de pedanía agraria vinculada a Jerez de la Frontera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios