Una playa accesible para todos

  • Valdelagrana acoge un año más el programa Hidro-Sport, una iniciativa de la asociación La Gaviota para la rehabilitación de discapacitados en el agua del mar

Cada día cientos de personas dejan sillas y toallas para adentrarse en el mar y refrescarse del calor veraniego por unos minutos.

Un acto tan cotidiano como ese era hasta hace bien poco imposible para las personas que sufren discapacidad. Los "culpables" de que hoy ellos no se limiten a mirar y puedan disfrutar del mar tienen nombre y apellidos. Son los componentes de la asociación La Gaviota, que han adquirido en colaboración con Caja Madrid y el Ayuntamiento unos aparatos conocidos como anfibugys, que desde hace tres años permiten a personas con cualquier tipo de discapacidad sumergirse en el mar hasta la cintura. A día de hoy se dispone de seis aparatos, cada uno de los cuales cuesta alrededor de 2.500 euros.

Más de medio centenar de personas con discapacidad se dieron cita al mediodía de ayer en la inauguración de las sesiones de rehabilitación física en el mar, que se alargarán hasta el próximo 15 de septiembre. En ellas participan fisioterapeutas, auxiliares y voluntarios. No se quisieron perder la cita las concejalas de Medio Ambiente y de Bienestar Social, Beatriz Fuentes y Mariola Tocino, que también han contribuido a su puesta en marcha junto a Cruz Roja y Protección Civil.

Rafael Ruiz, que preside la asociación La Gaviota desde hace cinco años, llevaba quince sin sumergirse en las aguas del mar. Ayer por fin se atrevió y la experiencia no pudo ser más positiva: "Ha sido maravilloso, una sensación bastante rara. No me había atrevido a entrar los dos años anteriores. Entré con mucha prudencia, con temor, pero una vez dentro la experiencia fue inenarrable, una gran sensación de libertad. Te sientes igual al resto de la gente". Los más de tres cuartos de hora que pasó en el agua lo atestiguan.

Junto a La Gaviota participó en el acto la asociación gaditana de esclerosis múltiple, que lleva tres años sumándose a la convocatoria. Su presidenta, Margarita Heras, alabó los beneficios del agua del mar para los afectados por esta enfermedad. "El baño, al estar atados a una silla de ruedas es un momento de liberación, pero no solo vamos a eso, llevamos a cabo un proceso de rehabilitación integral, la rehabilitación física la hacemos con los fisioterapeutas en el agua y luego tenemos la atención psicológica con los logopedas". Además considera que El Puerto es "un ejemplo para el resto de localidades con mar".

Sebastián Ariza y Loli Verdugo son dos de las personas que han podido disfrutar del mar pese a su discapacidad. Para Sebastián ya es el cuarto año y afirma que el agua es "lo mejor que se ha inventado", una opinión que comparte Loli, que dice sentirse "libre" en el interior del mar.

Una iniciativa a la que pueden sumarse las personas que lo deseen acudiendo a la playa de Valdelagrana de lunes a viernes de 10 a 14 horas o poniéndose en contacto con La Gaviota en el número de teléfono 956 856 106 para los que necesiten que les recoja un transporte en su domicilio.

El mar es de todos, y cada día lo es más gracias al esfuerzo de los que se niegan a conformarse . Un aplauso para ellos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios