Los más pequeños disfrutan de la fiesta con coloridos disfraces

  • El viento deslució en parte el 'Carnaval de los Pekes' celebrado en el polideportivo

Los niños fueron en la mañana de ayer los grandes protagonistas del Carnaval. A la fiesta municipal organizada este año, por primera vez, en las instalaciones de la Ciudad Deportiva, hubo que sumar las distintas actividades organizadas en casi todos los colegios de la ciudad, que animaron a sus alumnos de Educación Infantil a acudir disfrazados para inculcarles así el gusanillo del Carnaval desde bien pequeños. En el 'Carnaval de los Pekes' participaron este año siete centros de la ciudad, con unos 700 alumnos disfrazados y otros 200 adultos entre profesores y padres que colaboran en esta actividad. Un fuerte viento de Levante deslució en parte la actividad, ya que impidió la salida de los cabezudos que estaban preparados para actuar e hizo volar numerosos sombreros de algunos disfraces como los del grupo ataviado de chinos. Allí se dieron cita además Templarios, indios, ratones, esquimales y toda una granja. Como cada año cerraron la actividad los sones del célebre Vaporcito del Puerto, que los alumnos cantaron todos a una.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios