"No metería ahí a un familiar mío ni muerta"

  • Los trabajadores de la residencia claman contra la falta de higiene y de personal en el centro

Comentarios 4

Son los que mejor conocen el centro porque trabajan en él cada día. Varios miembros del personal de la residencia geriátrica Gecosol que prefieren mantenerse en el anonimato culpan a la dirección de dejar a los ancianos en una situación precaria, con una falta de higiene preocupante. "Higiene no hay. En el mismo comedor les afeitan, les cortan las uñas o les ponen las cremas". La carga de trabajo que soportan los empleados debido a la falta de personal impide que los residentes reciban la atención que merecen. "Hay una limpiadora por cada 40 habitaciones cuando debería haber una por cada 12 residentes", comentan. Los auxiliares que los supervisan tampoco son suficientes. "Hay 8 auxiliares por la mañana, 5 por la tarde y sólo dos de noche. Además en una hora y media cada auxiliar tiene que bañar a una media de entre 15 o 20 internos; el aumento en el número de ancianos no ha venido acompañado de nuevas contrataciones de personal a su cargo". Y es que son alrededor de 140 los residentes en Gecosol. Los trabajadores aseguran que los ancianos están muy disgustados con el trato que se les dispensa. "Se quejan mucho con razón, tienes que estar encima de ellos como si fueran niños. La culpa es de la dirección, que no contrata más personal".

La expulsión de varios miembros del personal de limpieza y auxiliares también ha levantado ampollas entre los que siguen, que sospechan que su no continuidad en la plantilla obedece a cuestiones ajenas a su trabajo. "Han echado a varios trabajadores con la excusa de la terminación de contrato. Los han echado porque han hablado sobre la situación del centro y ahora están supliéndolos con auxiliares que carecen de experiencia".

Los miembros de la plantilla del centro se muestran tajantes acerca de la posibilidad de ingresar a uno de sus familiares en el centro. "No metería en Gecosol a un familiar mío ni muerta, antes lo cuidaría hasta el último día, no metería allí a nadie". Una respuesta contundente de los que conviven con los residentes día sí, día también.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios