Las mascotas y sus dueños acuden a su tradicional cita con San Antón

  • Decenas de familias acompañaron a sus animales para recibir la bendición de su patrón en Las Dunas

Decenas de animales domésticos se acercaron con sus dueños al pinar de las dunas de San Antón para celebrar con su santo patrón su día grande. Es tradición en El Puerto y en otros lugares que se ofrezca una eucaristía en honor a todos los presentes y para encomendar a los animales, que acompañan y ayudan a sus amos a tener una vida más grata y satisfactoria.

Durante la mañana, el pinar de las Dunas se convirtió en una plaza más de El Puerto. Muchos dueños ataviaron a sus mascotas con sus mejores galas para la ocasión. De forma previa a la misa se llevó a cabo una romería por el pinar en la que participaron muchos de los presentes de forma lúdica. Los animales pudieron estar en compañía de sus dueños disfrutando de un soleado domingo de invierno, rodeados de pinos y naturaleza, presididos por la imagen de San Antón, que fue trasladada hasta el lugar en una carreta.

En la zona se habilitaron diferentes barras y cocinas para que los asistentes pudiesen tapear y degustar un refresco. Las patatas aliñás fueron el plato preferido de los comensales que se asentaron en las dunas, en un acto que estuvo organizado por la asociación de vecinos Pago de la Alhaja y que contó con la colaboración de las concejalías de Fiestas y Medio Ambiente. En años anteriores la celebración de la romería se realizaba en un manchón de las Dunas, pero se ha querido regresar a su lugar original, en mitad del pinar, junto a la Playa de la Puntilla y el camino de los Enamorados, donde se instaló el dispositivo de seguridad para la ocasión.

Durante el acto fueron bendecidos los animales presentes: caballos, perros, gatos, iguanas, pájaros y otras mascotas. Posteriormente se soltaron palomas simbolizando la paz, al amparo del patrón San Antón.

El Puerto siempre ha sido participativo en este encuentro, comentaban los asistentes. "Nosotros venimos siempre con nuestros cuatro perros, ya que queremos disfrutar de esta fiesta con ellos. Para nosotros son miembros igual de importantes de la familia y nos preocupamos mucho por ellos", comentaba una vecina de Vista Hermosa.

Los asistentes disfrutaron de la procesión del santo por el pinar, que se llevó a cabo en una carreta tirada por caballos y una comitiva de carruajes y carros que acompañaron a San Antón en su Romería anual.

La jornada concluyó con la celebración de los clásicos picnics familiares por parte de los asistentes y los romeros, en un día de especial convivencia, mientras San Antón era testigo de todo lo que acontecía.

La festividad ha contado con algunas actividades previas dentro del programa, entre ellas una convivencia de animales en el Palacio de Purullena, desarrollada en colaboración con Uprocanes, y la celebración de las tradicionales Llamas de San Antón el sábado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios