La 'maldición' del área de Medio Ambiente

  • En los últimos años han dimitido tres concejales adscritos a una de las concejalías más complicadas del Ayuntamiento

Comentarios 7

¿Qué tiene el área de Medio Ambiente, que muchos de sus concejales salen trasquilados? La última víctima de la 'maldición' del área más verde ha sido el popular Ignacio Colón, que ha aguantado tan solo diez meses al frente de la gestión de esta extensa concejalía. En su exposición de motivos, Colón explicaba que el trabajo era demasiado absorbente, lo que le había provocado un desequilibrio vital, algo por lo que antes que él ya han pasado otros ediles que no pudieron soportar la presión que imprime el área. Y es que la de Medio Ambiente es sin duda una de las asignaturas más difíciles de la Corporación, entre otras cosas por la amplitud de los asuntos de los que se ocupa, desde la recogida de basuras y la limpieza hasta la gestión de los autobuses urbanos, pasando por la explotación de las playas. Muchos asuntos y muy complicados, algunos de los cuales llevan años coleando sin perder un ápice de actualidad, como estamos viendo estos días con la deuda histórica que el Ayuntamiento mantiene con Sayse, la antigua concesionaria de la limpieza.

Antes que Colón arrojaron la toalla de Medio Ambiente algunos de sus predecesores, como el que fuera mano derecha de Hernán Díaz en las primeras legislaturas de IP, Jaime Gutiérrez Perea, quien dimitió de su cargo por discrepancias con el ex-alcalde. Antes que Jaime Gutiérrez había sido concejal del área el socialista Manuel Palma, bajo cuyo mandato se llegó a secuestrar el servicio de limpieza por un periodo de dos años. Tras Jaime Gutiérrez regentó Medio Ambiente el propio Díaz Cortés, de forma temporal, hasta que le endosó la responsabilidad a Juan Gómez, quien duró solo un año tras una brillante gestión al frente de Cultura. Gómez se marchó harto de problemas y crisis como las del cierre de la playa de Vistahermosa en plena temporada de verano, el Coto de Pesca (que no se llegó a hacer) o el campo de rugby (también aún pendiente de ejecución). José Joaquín Jiménez Portela fue el sustituto de Gómez, a raíz de su dimisión en el año 2000, y fue uno de los más duraderos, aunque su gestión tampoco estuvo exenta de polémicas. El pacto entre IP y PSOE tras los comicios de 2003 depositó la responsabilidad del área en manos socialistas, en concreto en las de Ignacio García de Quirós, que también se llevó críticas por su gestión aunque logró sacar adelante algunos asuntos como la remodelación del servicio de autobuses. En esta etapa se añadió la coletilla de Desarrollo Sostenible. Tras la inhabilitación de Hernán Díaz en 2006 y la ruptura del pacto, ya con Gago como alcalde, fue una mujer, Ángeles Fernández Bustabad, quien se ocupó de este área y aunque no llegó a dimitir protagonizó varios y sonados enfrentamientos con el propio alcalde, al no sentirse respaldada en su gestión. Poco después se marcharía de IP alegando, entre otros motivos, las críticas vertidas hacia su gestión en Medio Ambiente por sus propios compañeros.

Ahora, tras la dimisión de Colón, quedan en el aire muchos de los cambios organizativos que se había propuesto hacer, aunque otros ya han salido adelante (como el nuevo y millonario contrato de limpieza) o están a punto de hacerlo (como el nuevo contrato para la explotación de playas y pinares). Entre todo este vaivén de concejales, siempre en segundo plano pero controlando el área como nadie, se encuentra la figura del jefe de servicio Antonio Caraballo, autocontratado en el año 1984 y que nunca ha dejado de ser el cerebro en la sombra de la gestión del área. Ahora le toca el turno a Beatriz Fuentes, nueva en la plaza y procedente de un área tan diferente como Bienestar Social, a la que le tocará lidiar con los múltiples problemas que genera a diario una concejalía tan complicada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios