flamenco

"Sin flamenco no sabría cómo vivir"

  • Aitana de los Reyes, portuense, bailaora y estudiante de Psicología de 21 años, lleva bailando desde los cuatro

  • En abril participará en un festival internacional en Israel

La bailaora portuense Aitana de los Reyes, actuando en uno de los muchos eventos en los que ha participado. La bailaora portuense Aitana de los Reyes, actuando en uno de los muchos eventos en los que ha participado.

La bailaora portuense Aitana de los Reyes, actuando en uno de los muchos eventos en los que ha participado.

Aitana de los Reyes nace en El Puerto en el seno de una familia de artistas y flamencos. Su madre cantaora, su padre guitarrista y sus abuelos autores de letras de flamenco, la joven bailaora comienza, antes de cumplir su primer año, a bailar de forma esporádica dentro del calor de su hogar. Es a los cuatro años cuando se sube por primera vez a un escenario mostrando sus dotes artísticas en referencia al baile y al folklore gaditano.

Desde entonces, la artista no ha parado de actuar y bailar, recorriendo el mundo como embajadora del flamenco y de los palos artísticos que se encuentran dentro de este. Japón, Colombia, Alemania, Portugal, Francia, Suiza y diversos puntos de la geografía española han sido los lugares en los que la portuense ha actuado, deslumbrando a los espectadores con su traje de volantes y conquistando a todo el público con su taconeo y el movimiento de su abanico.

En el escenario surge una magia, estás psicológicamente equilibrada"

"El flamenco es mi forma de vivir, es algo que he mamado desde chica y lo vivo de forma muy natural. No concibo mi día a día sin el flamenco, tendría que volver a aprender a vivir de nuevo si algún día me falta", afirma la bailaora.

Asimismo, estudia actualmente su último año de Psicología en la Universidad de Cádiz, compaginando los estudios universitarios con el baile. "Puedo compaginar todo perfectamente, es cierto que en vacaciones me dedico a preparar los exámenes y lo dejo todo siempre atado antes de salir de gira o cuando tengo que acudir a algún evento o festival", señala Aitana. Añade que para hacer algo bien y triunfar "hay que tener mucho tesón y esfuerzo. El talento es importante pero tampoco lo es todo, hay que estar en el momento justo y en el lugar adecuado, la suerte juega un papel fundamental en ese sentido"

El flamenco es una corriente artística que ha atraído siempre a muchas personas a lo largo de su historia, sin embargo, Aitana opina que "hay que fomentar el flamenco siempre. Es cierto que no se va a perder porque mueve a mucha gente pero se debería de fomentar más". Por otro lado, indica que nunca ha sentido un reconocimiento artístico por parte de su ciudad. "A mi El Puerto nunca me ha dado la oportunidad que se me ha brindado en otros lugares del mundo. Aquí se hace un festival, el del Hospitalito por ejemplo, y a mi nunca me han llamado, entonces no tengo nada que agradecer a esta ciudad", señala Aitana.

Por otro lado, afirma haberse sentido muy querida en Japón y en Colombia. "En Japón hay un respeto y un cariño por el flamenco bestial, al igual que en Colombia, donde me he sentido realmente querida como artista", dice.

En referencia a su carrera artística y su recorrido, la bailaora recalca que "lo mejor de ser artista, desde mi corta experiencia, es la plenitud que aparece cuando surge la magia en el escenario, es como si tu alma bailara. Para mi es una sensación única porque te equilibras psicológicamente. Sin embargo, lo peor de ser artista es la competencia y la hipocresía del entorno pero eso ocurre en cualquier trabajo, no sólo nos ocurre a los artistas", señalaba Aitana.

La joven portuense tiene diversos proyectos en mente. Uno de ello será trabajar en el Festival Internacional de Cultura en Palestina Al Kamandjati, que tendrá lugar el próximo 5 de abril.

Su extensa carrera y su corta edad hacen de Aitana de los Reyes una promesa viva que, tal y como afirma la bailaora, si la providencia y la suerte están de su lado puede llegar a convertirse en una abanderada de la cultura y el folklore propio de la baja Andalucía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios