La empresa de autobuses suspende el servicio tras la rotura de varias lunas

  • La plantilla se concentró de forma pacífica pero un grupo de desconocidos saboteó media docena de vehículos, optando GFD por suspender los viajes durante toda la mañana por temor a nuevos ataques

El tercer paro parcial convocado por los trabajadores de los autobuses urbanos terminó ayer con la supresión del servicio durante toda la mañana, por decisión de la empresa, tras haberse producido actos vandálicos contra la flota de vehículos que se disponía a iniciar el servicio tras el paro mantenido de siete a diez de la mañana.

El comité de empresa y la plantilla, acompañada de varios de los eventuales del servicio se habían concentrado desde las siete de la mañana ante las cocheras de la empresa en el polígono de Las Salinas de forma pacífica. Ni siquiera llegaron a cortar el tráfico en la antigua nacional IV, como habían barajado inicialmente, para evitar molestias a los ciudadanos. El problema se produjo pasadas ya las diez de la mañana, cuando varios desconocidos sabotearon de forma simultánea el servicio en varios coches, algunos ya con usuarios, que se disponían a iniciar su recorrido en puntos como la entrada al polígono las Salinas, el instituto Pedro Muñoz seca, la estación de ferrocarril, el cartel de la Guardia Civil, la avenida de la Diputación o el parque de la Victoria. Todos los ataques a los autobuses se produjeron en el intervalo de tiempo comprendido entre las 10:20 y las 10:50 horas, decidiendo la empresa concesionaria, GDF, suspender totalmente el servicio durante toda la mañana, quedando restablecido a partir de las dos de la tarde, aproximadamente. En total los daños sufridos fueron la rotura de nueve lunas de un total de seis vehículos, a los que los desconocidos arrojaron piedras y otros objetos contundentes.

El presidente del comité de empresa, Matías Gautier, lamentó lo ocurrido ya que como dijo estos ataques a los autobuses no benefician a los trabajadores, y recordó que la mayor parte de la plantilla así como varios eventuales se encontraban en el momento de los ataques a las puertas de la empresa. Contaron además en esa concentración con el apoyo de trabajadores de la empresa de autobuses de Cádiz. Sí reconoció el presidente del comité, no obstante, que los ánimos entre los trabajadores y los eventuales que no han sido contratados en las últimas fechas están "muy caldeados", sobre todo a raíz del mutismo absoluto que mantiene la empresa desde el inicio del conflicto y ante las últimas declaraciones públicas de la concejala de Medio Ambiente, Beatriz Fuentes, que prácticamente echó por tierra sus pretensiones alegando que tenían un buen sueldo. Esas declaraciones han sentado muy mal en la plantilla y aunque el comité ha intentado calmar los ánimos, la situación ayer se les fue de las manos. El servicio se restableció sobre las dos de la tarde de ayer con los autobuses que no habían sido atacados, al ser el servicio de tarde menos intenso, mientras que la flota dañada se reparará este fin de semana. Como explicó ayer la edil de Medio Ambiente en un nuevo comunicado, la Policía Local está prestando "especial atención" para evitar nuevos altercados. Beatriz Fuentes exigía también ayer en nota de prensa "el cese de los actos vandálicos, así como el urgente entendimiento entre empresa y trabajadores". Los próximos paros parciales serán los días 3, 4 y 6 de marzo pero el próximo lunes el comité fijará un nuevo calendario de movilizaciones, para la semana siguiente, ya con paros de 24 horas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios