El decálogo de Fustegueras

  • Territorio y ciudad resume en una decena de consideraciones los principales problemas urbanísticos de la ciudad · Esboza en su propuesta una serie de soluciones que serán la base del futuro PGOU

Territorio y ciudad, la empresa que tiene encomendada desde el pasado jueves la terminación del nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), ha elaborado un decálogo con los principales problemas urbanísticos de la ciudad. A grosso modo ha enumerado las que son, a su juicio, las principales carencias de la ciudad y las soluciones que se podrían aplicar.

Este diagnóstico sobre El Puerto lo presentó la empresa dentro de la propuesta que elaboró para optar a la adjudicación de la realización de los trabajos del nuevo ordenamiento. Estos son los principales déficit urbanísticas de El Puerto y las líneas de actuación del futuro Plan General que elaborará el equipo de Fustegueras para corregirlas.

escasa preocupación por el paisaje

Según Territorio y ciudad la ciudad, especialmente la periferia, está "despersonalizada". A la proliferación de urbanizaciones y viviendas ilegales, se le suma el escaso cuidado de zonas claves como el entorno del Monasterio de la Victoria y de toda la ribera del río. Sostiene, por tanto, que no ha habido una "preocupación por el paisaje". Para remediarlo, Fustegueras propone fundamentalmente que se busque la "diversidad" en la tipología de los nuevos desarrollos (no se abuse tanto de la unifamiliar adosada, en definitiva) y plantea proyectos de recuperación de estos enclaves de la ciudad.

una articulación territorial deficiente

Para el equipo redactor, El Puerto adolece de una buena infraestructura viaria puesto que carga buena parte del tráfico sobre la antigua travesía de la N-IV que está ya saturada. Además, no ha habido una apuesta por el transporte público, a lo que se ha sumado la ejecución de un modelo de ciudad en el que se ha primado la proliferación de urbanizaciones, lo que provoca un uso desmedido de los vehículos particulares. Por ello, considera necesario la realización de rutas alternativas que reduzcan el tráfico por la travesía (con la creación de una variante a la Variante de Rota, ya prevista inicialmente), la conexión directa del muelle pesquero con la A-4 (un proyecto rechazado hace años por su gran impacto ambiental) y la novedosa creación de una ronda de circunvalación que nacería en Cantarranas (en la Costa Oeste) y discurriría hasta las faldas de la Sierra de San Cristóbal para enlazar con la A-4.

espacios libres sin interconexión

Según el equipo de Fustegueras, la ciudad cuenta con importantes espacios libres pero que no están aprovechados. No están integrados en la ciudad y, además, no están conectados entre sí. Por ello se hace necesario la creación de una red que una todos los enclaves del término municipal.

el centro histórico

Se advierte de que el casco histórico se ha ido empobreciendo y no se ha apostado por la rehabilitación de inmuebles, sino por la destrucción. Asimismo se han incorporado tipologías edificatorias "disonantes" y no se ha trabajado lo suficiente por la eliminación del tráfico de vehículos en las principales calles del centro. Además hay una perentoria falta de equipamientos. Como propuestas, Fustegueras plantea que la margen derecha del río se convierta en un verdadero eje de espacios públicos para el ocio (lo que conllevaría una ambiciosa peatonalización) y que sea complementado por la reutilización de los cascos bodegueros de Campo de Guía.

falta de integración de la periferia

A juicio de Territorio y ciudad, la ciudad ha crecido en base a una serie de núcleos de viviendas independientes entre sí y conectados "de forma umbilical" a una de las principales carreteras de la ciudad (caso especial de la Costa Oeste, la Zona Norte o los diseminados ilegales). Por ello, plantea ampliar las conexiones internas de estos núcleos.

una ciudad descompensada

Se considera que El Puerto es una ciudad "monocéntrica" porque están concentrados en un ámbito espacial relativamente cercano servicios tales como comercios y zonas de ocio y restauración. Esto ocurre fundamentalmente en el centro y Crevillet. El resto de la ciudad apenas cuenta con espacios de este tipo. Territorio y ciudad apuesta por lo que se denomina el "policentrismo urbano". Esto supone crear nuevos lugares para la implantación de actividades económicas y comerciales así como de espacios dotacionales. Apuesta por situarlos también en zonas como La Florida, la zona de El Madrugador, Vistahermosa, Cantarranas o el campo de golf de la Carretera de Sanlúcar.

un destino turístico con obsolescencia

Territorio y ciudad cuestiona también el modelo seguido hasta ahora para el fomento del turismo. Advierte de los problemas de infraestructuras viarias de la ciudad, la falta de dotaciones y del deterioro de la Ribera (uno de los emblemas de la ciudad) así como el fomento durante estos años de un desarrollo urbanístico basado en las promociones para segundas residencias. Para acabar con esta "obsolescencia", el equipo redactor entiende que hay que emprender medidas tales como la revitalización del entorno del río, la reutilización de Campo de Guía o apostar decididamente por la puesta en uso de los espacios forestales de la ciudad para mejorar la oferta turística de la ciudad.

el problema de la vivienda

El problema del acceso a la vivienda por parte de algunos sectores, especialmente por los jóvenes, es un fenómeno extrapolable a la ciudad. Por ello, se muestra la necesidad de que las administraciones públicas apuesten por hacer que los suelos que obtienen gracias a los nuevos desarrollos (los llamados aprovechamientos) se destinen para crear una oferta suficiente para la demanda actual.

las carencias ambientales

Para el grupo de Manuel Ángel Fustegueras, el modelo de ciudad ha provocado un uso excesivo del vehículo propio, con el consiguiente gasto de energía y contaminación que ello provoca. Asimismo no está implantada una filosofía de ahorro de energía (especialmente el uso de las renovables) y es necesaria una modernización de la red de distribución de agua.

las viviendas ilegales

Uno de los objetivos que se plantea Territorio y ciudad es el de frenar el desarrollo de las viviendas ilegales. Asimismo apuesta por la integración de estos núcleos en la trama de la ciudad mediante la mejora de las conexiones y la creación de espacios dotacionales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios