Las obras para cubrir los techos de Santa Clara afrontan su recta final

  • La instalación de las tejas evitará que la lluvia pueda afectar al interior de la ermita, cuya restauración finalizó en mayo · Quedan para más adelante la colocación de cubierta y artesonado en la crujía principal

Las obras para cubrir los techos de la parte sur de la ermita de Santa Clara, situada junto al Cementerio Municipal, están a punto de concluir.

Desde hace un mes y medio, albañiles y tejeros contratados por la empresa Firmes y Carreteras trabajan en el cierre de una parte de la cubierta de este histórico edificio religioso, una actuación que quedó inconclusa tras la finalización de la escuela taller en el mes de mayo pasado.

Aunque la escuela taller dependía de la concejalía de Fomento, estas obras son responsabilidad del área de Urbanismo. Cabe recordar que este proyecto de obras consistía en la impermeabilización de una parte de las cubiertas ya reformadas por la escuela taller, correspondiente a una de las capillas laterales de la ermita, para lo cual era necesario instalar las nuevas tejas.

El lugar estuvo protegido por una estructura de andamios cubiertos con lonas hasta finales de junio pasado, cuando fue desmontado, temiéndose entonces que al no haber concluido los techos, la lluvia pudiera dañar de forma irreversible unas pinturas al fresco de temática religiosa que se conservan en esta capilla. Además, dicha capilla lateral contiene varias bóvedas de valor artístico, así como unas molduras de piedra que aparecieron cuando se procedió a cambiar la techumbre.

La instalación de las tejas quedó pendiente tras cambiar la escuela taller el techo en mal estado que había en esta parte de la ermita, procediendo a instalar una nueva estructura de vigas que sostenían placas aislantes conocidas con el nombre de termo chip aunque quedaba aún por poner las tejas, que son realmente los elementos que protegen el edificio frente a la lluvia.

Precisamente, el hecho de que esta parte de la ermita quedase sin cubrir, produjo la preocupación del área de Fomento, una inquietud que trasladó a la concejalía de Cultura, que solicitó por la vía de urgencia que en el primer pleno de la Corporación que se celebrase tras las elecciones se aprobase una modificación de los presupuestos para destinar 15.000 euros para terminar las cubiertas de esta zona de la ermita de Santa Clara, que de otra forma podía volver a deteriorarse.

Finalmente, los trabajos han sido realizados por una empresa externa, salvados los trámites administrativos correspondientes, aunque en el edificio queda todavía bastante trabajo por hacer para poder darle una utilidad definitiva, que sin embargo no está todavía decidida.

Las obras en la ermita de Santa Clara comenzaron el 17 de mayo de 2005, con la participación de 30 alumnos jóvenes que trabajaron en la escuela taller para consolidar el edificio mediante los módulos de albañilería-restauración, albañilería-tejero y carpintería, con arreglo a un proyecto del arquitecto municipal Manuel María Fernández Prada y dirigidos por Inmaculada Carvajal. El proyecto contó con 661.195 euros de subvención (110.013.591 pesetas) aportados por el Servicio Andaluz de Empleo en colaboración con Fomento. Los trabajos consistieron en recalzar la cimentación de los muros principales, desescombro del lugar, limpieza de piedras y sillares, revestimientos de interiores, habilitación de dependencias para aseos y servicios, y restauración de varias cubiertas. Queda aún por instalar un artesonado de madera en la crujía principal de la iglesia, lo que se dejará para una posterior fase de restauración de este singular edificio religioso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios