El nuevo centro penitenciario de Puerto 3 ronda el millar de reclusos

  • Mientras en Puerto 1 hay unos 250 presos, en Puerto 2 hay 830 · Los funcionarios de prisiones se concentraron ayer en protesta por los incidentes producidos en la cárcel de Picassent (Valencia)

El nuevo centro penitenciario de Puerto 3, puesto en marcha el pasado mes de junio, cuenta ya con una población reclusa que ronda el millar de internos, según los datos aportados ayer por los sindicatos de funcionarios de prisiones. El penal se encuentra actualmente a mitad de su capacidad total ya que, aunque cuenta con 1.008 celdas tipo, éstas son dobles.

No obstante, los sindicatos aprovecharon ayer la concentración por los incidentes ocurridos la semana pasada en el centro penitenciario de Picassent, en Valencia (donde cuatro presos secuestraron durante horas a varios funcionarios) para denunciar que el centro aún tiene que ser dotado con más personal. Actualmente la plantilla de funcionarios es de unos 480. Sin embargo, el centro, para un funcionamiento óptimo, debería superar los 500, como mínimo. Lo mismo ocurre en Puerto 2. Según el sindicato Acaip, faltan unos 25 trabajadores para cubrir la plantilla necesaria para este centro de preventivos. Actualmente la población reclusa de Puerto 2 está en 830 internos. Este número se ha reducido sensiblemente ya que parte de los cometidos asignados a este centro de preventivos han pasado a Puerto 3. De este modo, el módulo de mujeres fue trasladado hace unos meses al nuevo penal (aunque esto no supone una reducción ya que éste ha sido sustituido por hombres). También se ha instalado en Puerto 3 el módulo de menores y las llamadas cabeceras de conducción (presos que son trasladados de la Península a las cárceles de Canarias y Ceuta, o viceversa). Es más, la intención de la Dirección General de Instituciones Penitenciarias, organismo que depende del Ministerio de Interior, es que los internos que cumplen condena en Puerto 2 pasen a hacerlo en Puerto 3, ya que la primera se pretende que sea exclusivamente de preventivos (reclusos que aún no tienen condena firme).

Mientras tanto, Puerto 1 mantiene un número de reclusos más o menos estable que ronda los 250. Entre las tres, la población presa existente actualmente en la ciudad supera los 2.000.

A mediodía de ayer, los funcionarios se concentraron durante un cuarto de hora en los accesos a los tres centros penitenciarios. Su pretensión es la de denunciar que lo ocurrido en Picassent puede suceder en cualquier centro del Estado. La protesta sirvió también para insistir en la masificación y hacinamiento que sufren actualmente todas las cárceles, un hecho que viene agravado por la falta de personal y una pérdida progresiva de autoridad por parte de los funcionarios en el desempeño diario de sus funciones, tal y como denuncian los sindicatos. Por tal motivo, se aprovechó la concentración para exigir la dimisión de la directora general de Instituciones Penitenciarias, Mercedes Gallizo.

Según Ángel Luis Pérez, de CSI-CSIF de Puerto 3, la falta de personal y los criterios seguidos por la Dirección General de Instituciones Penitenciarias están siendo "un talón de aquiles" para el buen desarrollo de los centros penitenciarios. "No hay medios ni personal suficiente para los incrementos de reclusos que se prevén", añadió. Daniel Sánchez, de la Asociación de Profesionales de Funcionarios de Prisiones (APFP), añadió que hay que incrementar la formación de la plantilla de las prisiones. Juan José Hernández, presidente de la junta de personal de funcionario de la administración central en Cádiz, insistió en la necesidad de dotar de más personal a la cárceles. En los tres centros penitenciarios se guardó un minuto de silencio en recuerdo de las dos últimas víctimas de ETA, los guardias civiles Raúl Centeno y Fernando Trapero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios