Un centenar de personas recibe 2010 en El Polvorista

  • Las campanadas se escucharon por megafonía y hubo reloj gracias a una proyección virtual en la fachada del Consistorio

Alrededor de un centenar de personas, según estimaciones municipales, se congregó en la plaza del Polvorista poco antes de las 12 de la noche del pasado jueves para recibir el año nuevo. Una vez que sonaron las campanadas, la fiesta se trasladó a otras zonas de la ciudad, puesto que este año el Ayuntamiento no organizó cotillón debido a la falta de presupuesto. De hecho, las campanadas se dieron en el Ayuntamiento a petición popular y de los grupos de la oposición, un asunto que semanas antes fue aprobado en el Pleno Municipal con la abstención del equipo de Gobierno.

A falta de reloj en la fachada del Consistorio, en la noche del 31 de diciembre se proyectó un reloj virtual sobre el hueco que había dejado el reloj original. Era la única solución posible tal y como explicó el concejal de Fiestas, Millán Alegre, ya que reparar este reloj o instalar uno nuevo tampoco podía ser asumido por las arcas municipales en estos momentos de dificultad económica. El sonido también vino de mano de la tecnología, mediante un sistema de megafonía instalado en el salón de plenos.

La fiesta fue tranquila, como también lo fue la celebración del año nuevo durante las primeras horas de 2010 en todos los puntos de la ciudad. El concejal de Policía Local, Carlos Montero, informó que durante la pasada madrugada en la Jefatura sólo se registró un aviso por alcoholemia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios