Un canto a los autores del Carnaval

  • Los aficionados disfrutan con el pregón de 'Pepito Martínez', que hizo un homenaje a la comparsa

  • Las calles a rebosar de gente disfrazada muestran que la fiesta se recupera tras años de declive

El Carnaval de El Puerto va recuperando el ambiente en la calle, que es lo propio de estas fiestas, después de muchos años en los que la animación había decaído. El buen tiempo y las ganas de diversión confluyeron y las principales calles del centro se llenaron de público en la jornada grande de la fiesta, el sábado de Carnaval. Aunque las primeras horas fueron flojitas, pese a la animación que imprimían los grupos que actuaban en los tablaos instalados en distintos puntos de las calles peatonales, el ambiente fue creciendo conforme pasaban las horas, de manera que el motor de la fiesta, que comenzó a ralentí fue adquiriendo velocidad. Si durante el comienzo de la jornada el público era sobre todo familiar, en especial parejas jóvenes con niños de corta edad disfrazados, a lo largo de la tarde-noche los grupos de gente joven, charangas y grupos ataviados con un mismo tipo de carnaval, llegados de distintos puntos de El Puerto, fueron ocupando las calles, ofreciendo una imagen de gran animación por todo el centro de la ciudad, aunque menos en la zona de Bajamar.

Se pudieron ver, como antaño, grupos disfrazados, agrupaciones ilegales y charangas familiares. El disfraz vuelve a cobrar protagonismo después de que la Asociación Carnavalesca Portuense y la concejalía de Fiestas del Ayuntamiento hayan decidido sacar la fiesta a la calle, fomentando este recurso con la convocatoria de concursos de disfraces.

Sobre las siete de la tarde, las calles eran un auténtico hervidero de gente, casi no se podía andar, los bares estaban a rebosar, todo el sector de la hostelería tenía las puertas abiertas, el público llegaba a taponar las calles, sobre todo en los momentos en que actuaban agrupaciones, y no paraban de sonar coplas y pitos de carnaval. Se podría calificar como un éxito de público y de ambiente.

Poco antes de esa hora punta había concluido en la plaza del Castillo el concurso de popurrís y pasodobles, cuya celebración se había anunciado en el programa que iba a tener lugar en el Paseo de la Bajamar, pero que finalmente, sin previo aviso, se trasladó a dicha céntrica e histórica plaza, donde debido al inesperado cambio no hubo mucho público, aunque se pudo disfrutar en directo de unas agrupaciones de un excelente nivel.

Finalmente, el primer premio del concurso de popurrís y pasodobles fue para la comparsa Este gitano está majara, con música y dirección de José de los Ríos Núñez; mientras El Rincón del duende se hacía con el segundo premio de popurrís y el tercero de pasodobles; la comparsa El Constructor con la tercera plaza en popurrís; y Los Incontrolables, la agrupación del pregonero del Carnaval 2018, Pepito Martínez, conseguía un meritorio segundo premio en pasodobles.

Fue precisamente José Martínez González, 'Pepito Martínez', la persona encargada de ofrecer el pregón de carnaval de este año, a las 20:30 horas. Reconocido y veterano compositor y guitarrista del mundo del carnaval, con varios premios en su haber, su pregón se celebró en la carpa instalada en la Plaza del Castillo, donde se han venido convocando la mayor parte de los grandes eventos de esta edición, y que puso el cartel de 'completo'. Entre el público se encontraban las concejalas Ana María Arias (Fiestas), Carmen Ojeda (infraestructura) y José Antonio Oliva, de Levantemos.

El pregonero, que fue presentado por los periodistas Pedro Payán y Nazaret Doello, salió al escenario con su nieta Aroa. En un extremo del escenario, sentados alrededor de una mesa de taberna gaditana, se encontraban varios grandes autores que a lo largo de los años han puesto letra a la música de José Martínez González. Cinco autores brillantes, pertenecientes a diferentes generaciones, que a lo largo del pregón fueron desvelando cómo surgieron algunas de las grandes coplas de la historia del Carnaval, a raíz de la música compuesta por 'Pepito Martínez'. De esta forma, en un doble juego de entrevistas, mientras su nieta Aroa le preguntaba sobre su biografía personal, su relación con la composición y su amor por la guitarra "seis cuerdas que han sido la puerta de la libertad", como la definió el pregonero, el propio Pepito Martínez realizaba un ejercicio de memoria viva, entrevistando a su vez a cada uno de los cinco autores presentes, que contaron numerosas anécdotas en sus respectivas intervenciones.

En primer lugar, presentó a su nieta a Joaquín Quiñones (con quien trabajó durante 17 años), a quien preguntó sobre su primera agrupación Hombres Azules, momento que aprovechó para hacer un homenaje a la comparsa, como no podía ser menos estando en El Puerto. "Para mí ha sido un honor poner música a tus letras, Joaquín", confesó. Acto seguido, la comparsa Los Incontrolables, interpretaban un pasodoble de aquella recordada agrupación. El mismo sistema utilizó para dirigirse a Francisco Gijón, 'Carapalo', que explicó algunos pormenores de El crimen del mes de mayo; y después a Fran Quintana; a Ramón Ruiz, que puso letra a la memorable Habitación de un hospital, interpretada por la comparsa Los Guiritanos; hasta llegar a entrevistar a Antonio Rivas, con quien compartió cinco años en 'Los Majaras', recordando anécdotas emotivas como cuando cantaron en el funeral de la madre de Alejandro Sanz; o los ensayos en el Bar Triana, "Javier nos estará mirando desde arriba", suspiró el pregonero, que recordó a algunos comparsistas ya fallecidos.

Los Majaras salieron al escenario para deleite del público, que reconocía y aplaudía las coplas que se interpretaron a lo largo del pregón, muchas de ellas inscritas ya para siempre en la historia del Carnaval, musicadas por Pepito Martínez. Uno de los momentos más emotivos del pregón fue cuando José Martínez González interpretó una canción a su nieta Aroa, sentado en un banco con la guitarra junto a ella.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios