Sin alcohol, hasta la medianoche

  • Los jóvenes, en general, están satisfechos con la fiesta ‘light’ que organiza el Ayuntamiento cada viernes

Comentarios 4

El consumo de alcohol entre los jóvenes es un grave problema de la sociedad actual, sobre todo si dicho consumo es habitual y excesivo. Los principales afectados son los propios adolescentes, por las consecuencias que puede acarrear esta droga legal en su organismo, en su rendimiento académico y hasta en sus habilidades sociales. Los padres, que en su mayoría también sufren este problema, se ven impotentes para impedirlo.

Ante esto, las administraciones se ven en la obligación de desarrollar cuantos proyectos y medidas estén en su mano para luchar contra este problema. O al menos, mostrar su preocupación por el tema, aunque luego sea sólo cara a la galería.

Por su parte, el Ayuntamiento portuense lleva ya ocho años organizando campañas dirigidas a los más jóvenes (en principio, desde los 14 hasta los 17 años) con la intención de prevenir el consumo del alcohol como forma de diversión. La última, y de las que más éxito ha tenido entre los adolescentes, es la campaña ‘Light es lo que hay’, que se desarrolla habitualmente los viernes por la noche en una nave de las bodegas Gutiérrez Colosía (calle Valdés, junto al río).

Con este programa,  los jóvenes participan de una serie de actividades y talleres para que aprendan a divertirse y relacionarse sin beber alcohol. Además, tal y como señala la Concejalía de Juventud, “sirve como ejemplo para otros colectivos sociales que podían realizar actividades complementarias, tanto deportivas como culturales”. El Ayuntamiento, considerando a los jóvenes “en situación de riesgo”, busca “un aliciente divertido, además de interesante” para aquellos que participan en esta iniciativa.

Normalmente, a lo largo de esta temporada, el programa ha contado con conciertos de grupos  jóvenes y portuenses (Stunts, Letargo, entre otros), campeonatos de Play Station y Wii, futbolín, talleres de cuero o de tatuajes con henna, torneos de mini golf, toros mecánicos o castillos hinchables.

En general, los asiduos a ‘Light es lo que hay’ están satisfechos con la idea. Pasan un rato en  un buen ambiente con los amigos y disfrutan de las actividades que se les ofrecen. Sin embargo, el éxito de la campaña se debería medir en relación al consumo de alcohol entre los participantes y no por la asistencia de cada viernes. Evidentemente, en la ciertamente tétrica nave donde se celebran las sesiones de esta campaña no se sirven bebidas alcohólicas, pero a partir de la medianoche, cuando acaba la ‘alternativa’, muchos de sus participantes acaban en el parque Calderón haciendo el habitual botellón de fin de semana, según ellos mismos reconocen. Pero también es cierto que muchos de los que acuden cada viernes a las bodegas Gutiérrez Colosía son mayores de 18 años (por encima de la edad a la que se dirige la campaña). Gonzalo, de 22 años, suele acudir para ver los conciertos y considera que la iniciativa es provechosa para los nuevos músicos, sin embargo, opina que la alternativa al botellón está en manos de los padres y no del Ayuntamiento. Otros jóvenes, como Irene, de 17 años, critican la sordidez del lugar donde se realizan estas actividades; una nave semi abandonada, llena de humedades: “Esto es muy cutre y no evita que yo vaya a beber alcohol más tarde”. Ante esta opinión, hay quien apunta, como Rafa (estudiante de Segundo de Bachillerato),  que la iniciativa “está bien, pero le falta rodaje;hay que dejar que se asiente para que tenga mayor repercusión entre los jóvenes”. En realidad, la cifra de asistentes es bastante aceptable, de acuerdo con los cálculos de los propios participantes. Pero para ver si los efectos de la campaña son los deseados habrá que esperar unos cuantos años todavía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios