La adjudicataria tendrá que hacer obras urgentes en la plaza de Toros

  • El pliego de condiciones obliga a arreglar las gradas primera y segunda del interior, construir aseos y ampliar los corrales para adecuarlos a la nueva normativa andaluza

La adjudicataria que obtenga finalmente la concesión de la explotación de la Plaza de Toros (cuyo pliego de condiciones se debate hoy en pleno para su aprobación) tendrá que hacer una serie de obras con carácter prioritario y otras obras de mejora, y además cumplir una serie de requisitos bastante exigentes, con los que el Ayuntamiento "será muy estricto". Así lo adelantó ayer el alcalde Enrique Moresco, quien junto al concejal de Turismo y Plaza de Toros, Fernando Gago, y de Cultura, Millán Alegre, presentaron las líneas básica del pliego de contratación. Las obras de mejora que tendrá que realizar la nueva adjudicataria de forma prioritaria serán el arreglo urgente de las gradas primera y segunda de toda la plaza, y la reparación de los aseos. Además, deberá ampliar los corrales taurinos anexos, añadiendo dos nuevos módulos para adaptarlos a la Normativa Taurina Andaluza. La estructura de los corrales se ampliará hacia ambos lados, habilitando otros dos módulos para crear una entrada trasera de toreros en coche. Junto a ella se habilitará una zona para los matadores, recuperándose la sala de diestros junto a la capilla, sala de curas y quirófano, además de una enfermería con entrada de ambulancias.

En una segunda etapa, la concesionaria deberá recuperar la decoración original de la Plaza, que fue objeto de una remodelación en los años 60 que desvirtuó su estilo primitivo, al suprimir el exorno de carpintería y las antiguas columnas de fundición holandesas. Estos proyectos de mejora son obra del arquitecto municipal Humberto Jiménez, que ha documentado la decoración original del interior en base a fotografías antiguas. El objetivo de estas mejoras según el alcalde es "elevar la Plaza de Toros a la categoría de La Maestranza o Las Ventas", transformándola en "referente taurino", para lo cual se exigirá al empresario eliminar cualquier publicidad, tanto en el exterior como en el interior, donde no se hacen obras desde la inauguración del Palco Real en el año 1998.

De igual forma, en la concesión el Ayuntamiento establece la condición de que la adjudicataria debe compaginar los espectáculos taurinos (un mínimo de 13 corridas entre julio a agosto) con dos conciertos de música y un evento cultural, "para que El Puerto vuelva a ser centro musical del verano". También se recoge en el pliego la creación de una escuela taurina y un museo taurino a medio plazo, situado en los bodegones y dotado de salas de exposiciones, souvenirs y de ocio. El contenido que tienen ahora los bodegones será trasladado a una nave logística a construir en Las Salinas, que está en proyecto. En cuanto al bodegón de Ecologistas se desalojará "cuando sea necesario y podamos ofrecerles un local digno", adelantó Moresco.

Por su parte, Fernando Gago destacó que la Plaza de Toros es el monumento más visitado y adelantó que se instalará allí una oficina de turismo, además de ponerla en valor con visitas turísticas.

Por último, Moresco valoró el pliego como "el mejor posible, realizado con gran esfuerzo, cariño y trabajo por los técnicos" y donde que se han recogido propuestas de la Federación de Peñas Taurinas, la oposición y expertos. El alcalde confía en que la explotación quede adjudicada a final de febrero, con un tiempo de concesión de seis años, prorrogable por otros cuatro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios