Operación policial

Cae en El Puerto la mayor red de venta ilegal de medicamentos del país

  • La Policía Nacional detiene a 25 personas en Andalucía, Cataluña, Madrid y Valencia, siete de ellas en la provincia. Recibían pagos en criptomonedas para camuflar sus operaciones

Comentarios 1

Les iba tan bien vendiendo medicinas fuera del control de las agencias que hasta ya habían pensado en dar el salto a nuevos destinos. El siguiente paso habría sido Reino Unido de no ser por que el Cuerpo Nacional de Policía pusiera en jaque-mate a la organización en una operación desarrollada hace diez días en numerosas localidades de toda España y con epicentro en la provincia de Cádiz. Según informó ayer el Cuerpo Nacional de Policía las investigaciones han deparado el arresto de un total de 25 personas. Las investigaciones fueron dirigidas en todo momento desde los servicios centrales de la Policía Nacional en Madrid, en un despliegue nacional al que sólo tuvieron acceso los agentes de las comisarías locales en labores de refuerzo.

Los agentes realizaron 12 entradas y registros en Cádiz (5), Barcelona (3), Sevilla (1), Madrid (1), Málaga (1) y Valencia (1). La investigación concluyó con la detención de 25 personas. Siete de los arrestados tenían su residencia en la provincia de Cádiz. En concreto, cinco son de El Puerto, uno de Puerto Real y otro de Jerez. Y los demás detenidos son de Sevilla (4), Barcelona (2), Madrid (2), Málaga (2), Valencia (2) y uno en las localidades barcelonesas de Vilanova i la Geltrú y Granollers, en Alicante, en Motril (Granada), Linares (Jaén) y Umbrete (Sevilla).

Según informó ayer el Ministerio del Interior, estas investigaciones han permitido la desmantelación de la mayor organización de venta ilegal de medicamentos a través de internet existente en España. Los arrestados utilizaban páginas web con apariencia de farmacias legales para ofertar una amplísima gama de medicamentos, la mayoría de ellos relacionados con la disfunción eréctil y los tratamientos adelgazantes, es decir, productos caros y con una demanda elevada.

Según datos aportados por el Cuerpo Nacional de Policía, fueron intervenidas más de 400.000 unidades de 62 tipos distintos de fármacos, "todos elaborados en laboratorios clandestinos de Asia sin ningún control de calidad ni supervisión sanitaria y siendo potencialmente peligrosos para personas con afecciones cardiacas".

Los investigadores determinaron que la entrada de los medicamentos en España se producía desde diferentes destinos ubicados en la India. La base de la organización era una empresa de paquetería que ejercía funciones de centro de distribución en El Puerto. Desde allí se daba destino a la mercancía "a los más de 6.000 clientes repartidos por toda la geografía nacional". El centro de distribución se ubicaba en la calle Cruz del Sur, en el portuense barrio de El Tejar, el cual fue registrado por los agentes interviniéndose cientos de cajas de medicinas de dudoso origen.

Se utilizaba tanto dinero en efectivo como moneda virtual bitcoins para efectuar los pagos. Este último hecho provocó no pocos problemas a los investigadores, dada la dificultad para seguir la pista a los pagos efectuados. En su operación "los agentes intervinieron 23.000 euros en efectivo, 65.000 euros en criptomoneda bitcoin y bloquearon 320.000 euros en la cuenta corriente de uno de los investigados".

Patrullaje por las redes

Al igual que los agentes policiales patrullan por las calles de la ciudades las fuerzas del orden disponen de equipos especializados que hacen lo propio por las redes sociales. Su objetivo no es otro que detectar delitos.

El Cuerpo Nacional de Policía destacó que la investigación comenzó a mediados del pasado año cuando agentes especializados en el patrullaje de las redes detectaron a varias personas que adquirían medicamentos a través de internet a una organización asentada en la provincia de Cádiz. Las gestiones constataron la existencia de una red de venta ilegal de fármacos a través de páginas web con apariencia de farmacias legales y que importaban los medicamentos por paquetería desde la India hasta un centro de distribución situado en El Puerto. Los agentes comprobaron que ese centro tenía el poder suficiente como para procesar los envíos a los más de 6.000 clientes distribuidos por todas las provincias españolas.

Un dato curioso es que la mayoría de los clientes "estaban vinculados al mundo del ocio nocturno y a locales de prostitución". Su objetivo no era otro que adquirir el producto en la internet oscura o DarkWeb para, de un lado, pasar desapercibidos y, de otro, efectuar los pagos mediante transacciones en bitcoins que no dejaran rastro. "De este modo la organización pretendía ocultar los pagos monetarios y eludir la acción policial y judicial", señaló la Policía.

Los investigados tenían un alto grado de especialización y usaban el navegador Tor para navegar de forma anónima y evitar ser identificados. Además, abrían continuamente nuevas páginas web que posicionaban rápidamente en los distintos motores de búsqueda en internet para tener éxito. Los agentes constataron la intención de los investigados de expandir e internacionalizar el negocio al detectar que habían formalizado contratos con empresas en Reino Unido y así favorecer la legalización de las ganancias.

Según explicó ayer en rueda de prensa el comisario de la Unidad de Investigación Tecnológica de la Policía, Rafael Pérez, esta red asentada en El Puerto compraba cada pastilla por unos diez céntimos para venderlas a diez euros, con lo cual las ganancias que podrían haber obtenido por esas 500.000 unidades ya retiradas del mercado negro ascendería a los cinco millones de euros.

La entrada de estos productos se realizaba desde India a través de empresas de paquetería en pequeñas cantidades (cada envío constaba de unas 2.000 pastillas) que llegaban al centro de distribución de El Puerto donde eran distribuidas a los clientes. La organización se encargaba de introducir cada blíster en su caja correspondiente. Los investigadores detallaron que muchos de los clientes adquirían estas pastillas para luego revenderlas en la mayoría de los casos a clubes de alterne donde se ofertan pastillas del tipo viagra a 10 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios