Un Pregón muy portuense que logra reunir a Muñoz Seca y Alberti

  • Enrique Miranda se metió al público en el bolsillo con una divertida representación en la que no faltaron Anacleto y Don Juan Tenorio, sus personajes más conocidos

La elección de la plaza Colón como escenario para el Pregón de Carnaval resultó anoche un acierto. Así lo demostró la presencia de numeroso público que llenó el aforo previsto, incluso con personas que tuvieron que seguir de pie la hora larga que duró el acto.

La aparición de los presentadores fue la primera sorpresa, con los periodistas del gabinete de prensa municipal José Antonio Vázquez y Susana Cabanelas ataviados de piconeros con todos sus 'avíos'. Ambos demostraron grandes dotes escénicas y dieron paso al pregonero, el actor portuense Enrique Miranda, que demostró que está acostumbrado a estar delante del público. Como no podía ser de otra manera, Miranda tiró de uno de sus personajes más célebres, Anacleto, como hilo conductor del pregón, un Anacleto que convoca en el escenario al espíritu de su autor, Pedro Muñoz Seca, representado en su estatua de la plaza Peral, encarnada para la ocasión por el impar Manolo Morillo. Tampoco faltó el espíritu de Rafael Alberti, este encarnado por Enrique Miranda hijo. Los dos célebres portuenses se enredan en una discusión sobre el nombre del nuevo teatro, considerando cada uno de ellos que el honor lo merecía más el otro. Toda una reflexión con la que el pregonero expresó que "en el limbo de los artistas, Alberti y Muñoz Seca estarán muriéndose de risa porque lo importante del teatro no es su nombre, sino la vida que tiene dentro".

No faltaron las coplas en un pregón divertido y que hizo disfrutar al público, de la mano de integrantes históricos de la comparsa de Los Majaras, que pusieron voz a varias de las letras más conocidas relacionadas con la ciudad. Entre copla y copla, Anacleto se mete en la piel de otro de los personajes que más alegrías ha dado a Miranda en su carrera, Don Juan Tenorio, cambiándose de ropa en pleno escenario y exaltando de esa guisa el Carnaval.

Un pasodoble de la comparsa Los Quasimodos sirvió de homenaje al Chusco, y tras animar el pregonero a todos los asistentes a disfrutar del Carnaval en la calle, todos los participantes en el Pregón se arrancaron a cantar el Vaporcito de El Puerto acompañados por el público, que acabó de pie para aplaudir al pregonero.

A continuación se entregó el título de Personaje Entrañable del Carnaval a José Córdoba Vázquez, Pote, y se proclamó a las coquineras mayores. La nueva coquinera mayor infantil es Aroa María Ullén Márquez, mientras que la coquinera mayor adulta es Saray Durán Román. Los premios los entregaron Luis XV (Millán Alegre) y un Enrique Moresco disfrazado de rapero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios