Olas que devuelven la ilusión

  • Gracias a la asociación La Gaviota un centenar de personas con movilidad reducida ha tenido la posibilidad de sumergirse en las aguas de Valdelagrana

"Llevaba más de 13 años sin bañarme en la playa. Esta experiencia nunca la olvidaré. El trabajo que realiza este equipo es un ejemplo a seguir". Así expresa su primera sensación Juan Antonio Muñoz, presidente de la Federación La Montera de Los Barrios, al preguntarle por su participación, por vez primera, en esta iniciativa que cumple este verano su tercera edición.

Se trata de un proyecto que está organizado por la asociación La Gaviota contando con la colaboración de la Concejalía de Bienestar Social, Obra Social Caja Madrid y Fundación La Caixa. Desde el 23 de junio hasta el 19 de septiembre, el objetivo principal de este proyecto es que las personas con movilidad reducida, que tienen problemas para bañarse en el mar, puedan darse un chapuzón en la playa de Valdelagrana.

Para ello cuentan con la colaboración de numerosas asociaciones y voluntarios que ayudan a estas personas a transportarlas en las sillas anfibio, que están perfectamente adecuadas para este tipo de actividades. Asimismo durante todas las jornadas cuentan con la presencia de dos fisioterapeutas, tres auxiliares y cuatro voluntarios. La presencia de los familiares de estas personas durante las sesiones, que van desde una hora a los 20 minutos, es fundamental para que se sientan cómodos, pues al principio muchos de ellos sienten desconfianza.

Hasta la fecha han atendido a más de 30 personas por día, lo que hace una media de 150 personas a la semana que han podido disfrutar de los baños en el mar. "Todos repiten. Para ellos es una experiencia única, igual que para nosotros. Esto te llena mucho a nivel personal", comenta uno de los voluntarios que colabora con esta asociación por primera vez y asegura que repetirá en los próximos años.

La edad de estos usuarios va desde los tres hasta los 90 años y con diferentes necesidades, por lo que el programa cuenta con una multitud de actividades destinadas a las distintas patologías. Para los niños han destinado diferentes juegos para estimular las distintas partes del cuerpo, así como actividades con pelotas. Los más mayores realizan ejercicios de relajación y estiramientos.

Para despedir a todos aquellos que han formado parte de esta iniciativa, tanto los voluntarios como los pacientes y sus familiares, ayer la asociación organizó un almuerzo de convivencia que tuvo muy buena acogida por todas las partes. A pesar de que estas actividades se van a alargar hasta septiembre, la organización ha decidido realizar este evento para despedir a las personas que vuelven a sus ciudades de origen y que han pasado aquí los meses de verano.

Para todos aquellos que aún quieran formar parte de esta iniciativa pueden hacerlo rellenando un impreso en la carpa que han habilitado en la playa de Valdelagrana o en la sede de la asociación en la calle Nevería. Las sesiones comienzan a las diez de la mañana y concluyen a las tres de la tarde de lunes a viernes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios