El Obispado refuerza las competencias del Consejo Local de Hermandades

  • Modificadas las normas diocesanas que rigen las salidas procesionales

El Obispado de Jerez ha modificado las normas que regulan las salidas procesionales de las cofradías. En ellas, se viene a reforzar el papel de los consejos locales de hermandades de la Diócesis (entre ellos el de El Puerto) ya que se plasma por escrito por primera vez que es el órgano que decide en última instancia los horarios e itinerarios de cada una de las cofradías así como las posibles modificaciones de última hora aunque, eso sí, tras oír las propuestas presentadas por cada una de las corporaciones. Hasta ahora, esta competencia no venía recogida en la normativa diocesana, que está vigente desde diciembre de 2004. Desde hace unos días, el Obispado está remitiendo unas cartas a las juntas de gobierno de las hermandades comunicándoles la modificación.

En la nueva norma para las salidas, se establece definitivamente el procedimiento que debe seguirse para la aprobación de los horarios. Así, las hermandades deben comunicar al Consejo Local a lo largo del último trimestre del año las modificaciones que estimen convenientes. Será el Consejo quien las estudie y se aprueben en el pleno de toma de horas. En el caso de que haya conflicto entre dos hermandades, el Consejo tendrá potestad para "arbitrar" entre ambas y tomar las medidas que estime oportunas. Todo esto ya se aplicaba pero no venía fijado por la norma diocesana.

También se recoge en esta modificación qué hacer en caso de inclemencias meteorológicas, unas normas hasta ahora no escritas y que se aplicaban de forma arbitraria. A partir de ahora, se establece que si el tiempo no permite la salida, se podrá optar por no salir o por demorar la salida hasta un máximo de una hora. En este caso será el Consejo el que determine el nuevo horario e itinerario, sobre todo para evitar que se perjudique a otra hermandad que haga estación de penitencia en la misma jornada. Pasada esta hora deberá suspenderse la procesión.

En el caso de que los problemas meteorológicos sorprendan a la hermandad en la calle, se deberá regresar a su templo por "el camino más corto y en el menor tiempo posible". Será el Consejo Local de Hermandades el que coordine esta circunstancia para no interferir con otras cofradías. Si ha de refugiarse en un templo que no es el de la cofradía, habrá dos opciones.

La primera será la de esperar un tiempo prudencial a que mejore el tiempo y regresar por el camino más corto. Lo que se prohibe taxativamente es el de retomar su itinerario habitual. Si se opta por quedarse en el templo, la vuelta a su sede se hará en la tarde del Domingo de Resurrección. El Obispado le permitirá a la cofradía llevar acompañamiento musical. El regreso debe ser también "coordinado" por el Consejo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios