El Museo Arqueológico se mudará a Araníbar antes de que finalice el año

  • El Hospitalito será una pinacoteca en la que se exhibirán por primera vez los fondos cedidos por pintores como Enrique Ochoa o Eulogio Varela La Academia se quedará con la sede de Pagador

Comentarios 7

Antes de que finalice el presente año la sala museo del Hospitalito, en la calle Ganado, ofrecerá una exposición permanente de los fondos pictóricos municipales, una valiosa colección que incluye obras cedidas a la ciudad por pintores portuenses como Enrique Ochoa o Eulogio Varela, dos de los mejores ilustradores españoles de la primera mitad del siglo XX.

Así lo anunció ayer el alcalde, Alfonso Candón, durante la presentación al público de la pieza del mes del Museo escogida para este mes de marzo, el cuadro recientemente restaurado de La metamorfósis de Dafne, de Enrique Ochoa. En la presentación estuvo presente también el nieto del pintor y presidente de la fundación que lleva su nombre, José Francisco Estévez, quien agradeció al Ayuntamiento que aunque con nada menos que 60 años de retraso, la obra de su abuelo cedida a la ciudad se vaya a exponer públicamente para el disfrute de todos los portuenses.

Los planes municipales pasan por exhibir los fondos pictóricos de mayor calidad que tiene el Museo, con obras también de artistas como Juan Lara o Juan Carrero, antes de final de año en este edificio de la calle Ganado, para lo que previamente habrá que trasladar los fondos arqueológicos municipales a otro lugar, en concreto a la planta noble del Palacio Araníbar, en la plaza de Alfonso X El Sabio, a donde se trasladará esta parte del Museo para dejar libre el actual edificio de la calle Pagador, que se le cederá íntegramente a la Academia de Bellas Artes Santa Cecilia, tal y como estaba previsto desde hace tiempo.

El Palacio Araníbar se rehabilitó hace años pero de momento se encuentra infrautilizado, ya que la planta noble está vacía y en la planta baja están las dependencias de la Concejalía de Turismo.

Con estos planes el Ayuntamiento trata de poner en valor el importante legado pictórico con el que cuenta la ciudad, que hasta ahora había estado bastante maltratado e incluso ha estado a punto de perderse por las malas condiciones de conservación a las que ha estado sometido durante años. Ahora, tras la restauración a la que se está sometiendo a buena parte de estos fondos, se podrán ver por primera vez en público cerca de 70 obras de gran calidad. Buena muestra de esta recuperación es el trabajo de restauración que se ha hecho con La metamorfósis de Dafne, un cuadro fundamental en la historia de la pintura española del siglo XX. Tras haber estado años guardado y casi olvidado, la obra luce de nuevo en todo su esplendor gracias al trabajo del restaurador Salvador Rodríguez Romero.

Mercedes García Pazos, estudiosa de la obra de Ochoa, destacó del cuadro que es "una de las piezas más simbólicas del Museo y es un punto de inflexión en la obra del pintor portuense y en su investigación sobre la mujer y el arte".

Ochoa legó a su ciudad natal 18 cuadros que apenas estuvieron expuestos al público tan solo durante unos días en el año 1948, cuando llegó la primera tanda a la ciudad, completándose el legado en 1953.

El nieto del pintor recordó que Enrique Ochoa "jugó en la primera división de los pintores de la primera mitad del siglo XX", estando considerado uno de los cinco mejores ilustradores y pintores de caballete de su época.

Alfonso Candón destacó, durante su intervención, que es intención del Ayuntamiento recuperar "nuestro legado y nuestra esencia, apostando por nuestra gente", fijando el final de este año como fecha estimada para la exhibición al público de buena parte de los cuadros del Museo que han permanecido durante lustros ocultos a los ojos del público.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios